Cristina y Sara conviven con el virus desde hace 20 años. Aunque les separan dos décadas, han aprendido a enfrentarse al mismo rechazo social.

Ir a la noticia