Si no tienes VIH es probable que no te hayas tenido que enfrentar a los retos legales que el virus trae consigo. Y es que el diagnóstico del virus no solo conlleva tener que adquirir información clínica sobre la infección sino que además plantea un sinfín de cuestiones legales y sociales. Vamos a mostrar algunos ejemplos que son conocidos de sobra por las personas con VIH. Problemas o preguntas que se plantea a lo largo de la vida toda persona seropositiva en España. ¿Tengo que revelar obligatoriamente que tengo VIH a las personas con las que tenga sexo aunque sea un ligue de una noche?. ¿Cuándo me hacen reconocimiento médico en el trabajo me hacen pruebas de VIH?. ¿Un seguro de vida o de salud puede rechazarme o subirme el precio por tener VIH?. ¿Es ilegal que una persona vaya diciendo que tengo VIH a terceros sin mi consentimiento?. ¿Recibir insultos por tener VIH es un delito de odio?. ¿Es legal que determinados países me nieguen la entrada o el visado por tener VIH?. Como veis son múltiples y variadas las dudas legales que aparecen en relación con el VIH.

Conocer nuestros derechos nos ayudará a sentir mayor confianza, a reducir la sensación de indefensión. Para ello en la editorial de hoy hablamos con Miguel Ángel Ramiro Avilés, profesor titular de Filosofía del Derecho en la Universidad de Alcalá donde dirige la Cátedra ‘Discapacidad, Enfermedad Crónica y Accesibilidad a los Derechos’ en la que se integra la Clínica Legal especializada en la alfabetización legal de las personas con VIH. Lugar desde el que resuelven dudas legales sobre el VIH a toda España a través de correo electrónico. Además son colaboradores de Imagina MÁS desarrollando talleres sobre aspectos legales y VIH. Hoy hablamos con Miguel para dar a conocer mejor su labor y de paso resolver algunas dudas legales:  

Para aquellas personas que aún no os conozcan ¿Qué es Clínica Legal y cómo nace?

La Clínica Legal es un servicio de alfabetización legal de las personas con una discapacidad o una enfermedad crónica que se constituye en el curso académico 2012-2013 por un grupo de profesores, profesoras y estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Alcalá. Surge de un proyecto de innovación docente por la necesidad de mejorar, por un lado, la formación que reciben los y las estudiantes, y, por otro lado, de incrementar la implicación de la Universidad con los problemas reales de la sociedad. Desde su constitución, la Clínica Legal ha recibido más de 1500 consultas, de las cuales más de 1200 son de personas con VIH o de asociaciones que representan sus derechos e intereses. Esto nos ha llevado a una hiperespecialización. Desde el inicio colaboramos estrechamente con CESIDA y todas diversas asociaciones a nivel nacional, autonómico o local. Una de la que estamos especialmente orgullosos es con Imagina Más porque nos permite hacer una acción de ‘Street Law’ cuando llevamos a las y los estudiantes a la sede de la asociación a que respondan las consultas que formulan las personas que atienden la reunión.

¿Cuáles son las principales consultas que os llegan a la Clínica?

A lo largo de estos años hemos visto una evolución de los temas de las consultas. Empezamos cuando todavía había problemas de acceso a la lipodistrofia facial en el Sistema Nacional de Salud. Ahora esa consulta ha desaparecido de nuestros informes. En cambio, tenemos muchas consultas de personas con VIH que tienen problemas de acceso a la contratación de seguros privados de salud o de vida, los llamados seguros de personas. A pesar de la reforma legal en 2018, las personas con VIH siguen sin poder disfrutar de ese tipo de seguro en igualdad de condiciones que el resto de las personas. Otro campo muy prolífico de trabajo es el de acceso al tratamiento antirretroviral por las personas extranjeras que quieren venir a España, por motivos diversos (trabajo, estudios, residencia) y no tienen nacionalidad de un país de la UE. En ese sentido, los casi ya 10 años de trabajo nos han permitido ser un observatorio idóneo para ver la evolución de la respuesta normativa al VIH.

¿Hay algún avance reciente a nivel legal en relación a las personas VIH que destacarías?

Creo que el mayor avance se ha dado a finales de 2018 con la eliminación de la exclusión de las personas con VIH en el acceso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de las Fuerzas Armadas. Ese cambio normativo se ha visto reflejado verdaderamente en las últimas convocatorias a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, por citar dos casos. La exclusión genérica que se aplicaba a las personas con VIH no tenía ningún sentido, era una rémora del pasado, un cachivache legal que limitaba el derecho al trabajo y al acceso en igualdad de condiciones a la función pública. Además de ir en contra de la jurisprudencia del Tribunal Supremo en la materia. La labor de CESIDA y el empuje desde el Plan Nacional sobre el Sida han dado al final sus frutos.

Por el contrario, ¿Qué obstáculos son más comunes encontrar en la vulneración de los derechos de las personas con VIH en España?, ¿Qué podemos hacer para mitigarlos?

A pesar de los avances, y de que contamos con el Pacto Social por la No Discriminación y la Igualdad de Trato Asociada al VIH, en España siguen existiendo barreras institucionales, normativas (leyes y protocolos internos) y actitudinales hacia las personas con VIH. Se limitan derechos y se discrimina a las personas con VIH sin que exista justificación alguna. Un ejemplo lo vemos en los cuerpos privados de seguridad pues la normativa vigente sigue impidiendo que las personas con VIH puedan renovar los permisos necesarios para poder trabajar como vigilante privado. No tiene ningún sentido. Como tampoco tiene sentido que se pretenda cobrar más a las personas con VIH que quieren hacerse un tatuaje o un injerto capilar. O que se impida a las personas sin VIH que conviven con personas con VIH ser donantes de sangre o de médula. Puede parece que son minucias pero las personas con VIH que las sufren se ven inmersas en un proceso de revictimización.

¿Crees que ha habido un cambio social en relación al estigma y la discriminación de las personas con VIH?, ¿Se podría decir que la raíz de los hechos y costumbres discriminatorias está en la desactualización incluso en el sector sanitario (I=I por ejemplo)?

Una de las cuestiones que más extraña a los y las estudiantes que colaboran en la Clínica Legal es cuando el comportamiento discriminatorio se produce en el ámbito sanitario pues es donde más y mejor conocimiento se ha de tener sobre las vías de transmisión, las posibles situaciones de riesgo, la evidencia científica más actualizada. ¿Cómo es posible que se siga poniendo a la persona con VIH el último de la lista con la excusa de que luego hay que limpiar mejor? ¿Y si la persona a la que atienden no sabe que tiene VIH? Las medidas higiénicas deben ser iguales en todo caso. Respecto al I=I debemos insistir en que tiene una traducción evidente en el lenguaje de los derechos y que debe modificar radicalmente la respuesta al VIH desde el punto de vista social.

¿Cómo podemos combatir el estigma?

Creo que el estigma se combate mejorando, en general, la información que la sociedad tiene sobre el VIH. En mi opinión, las imágenes que siguen teniendo muchas personas es la de una ‘enfermedad’ que es mortal, que sólo afecta a determinados grupos de riesgo. El hecho de que desde 2020 pueda haber personas con VIH en la Guardia Civil o en la Policía Nacional puede ser un factor muy importante para la normalización. Y cuando se producen vulneraciones de derechos, las personas con VIH deben contar con toda una serie de herramientas legales, entre las que deben estar las clínicas jurídicas universitarias y la asistencia jurídica gratuita de los Colegios de Abogados, que les garanticen una protección adecuada. Por ese motivo es necesario que a las asociaciones de personas con VIH se les reconozca legitimación procesal para poder defender los derechos e intereses de este grupo.

¿Cómo se pueden poner en contacto los lectores con vosotros?, ¿cómo podemos ayudar y apoyar a Clínica Legal?

La forma de contacto es muy sencilla pues basta con enviar un correo a clinicalegal@cesida.org o a clinicalegal@uah.es explicando qué problema o qué duda se tiene. Quiero recalcar que es un servicio completamente gratuito y anónimo por lo que no necesitamos saber ni nombre ni apellidos. Nos basta con una dirección de correo electrónica a la que podamos contestar, hacer preguntas y enviar la respuesta por escrito. Creo que la mejor ayuda y apoyo es seguir confiando en los y las estudiantes de la Facultad de Derecho, que ponen todo su esfuerzo en hacer un trabajo de calidad y en conseguir una sociedad más justa. Si ya se les agradece el trabajo realizado cuando se remita la consulta o seguís nuestro trabajo en nuestras redes sociales (estamos en Instagram, Facebook y Twitter), pues mucho mejor.

Iván Zaro, trabajador social