Hoy le he preguntado a mi amiga, que sabe que soy seropositiva y con la que compartí casa si le daba grima, como reparo o aversión, pensar en mi sangre cuando, por ejemplo, me cortaba cocinando. Me dijo que si, al principio si, pero que luego cuando comprendió todo mejor, no. Estos días me está visitando, y le pregunté esta vez si le daba grima la sangre menstrual. Me dijo que un poquito sí. Y curiosamente, a mí también. Es como un recordatorio raro y regular de que esa sangre no sólo son células, restos de endometrio, plasma y óvulos sin fecundar. Es raro. Claro que le he explicado a mi amiga, y me lo recuerdo a mí misma, que el VIH ni sobrevive mucho fuera del cuerpo humano ni puede reproducirse. El tiempo en el que el virus sobrevive, por ejemplo en una gota de sangre que se ha caído al suelo, va a variar dependiendo de la temperatura y otras condiciones. También le he explicado a mi amiga, y esto también me lo tengo que recordar, que ahora que tomo la medicación la presencia de VIH en sangre es virtualmente cero. Aún así, es raro.

El caso es que la regla siempre ha sido un poco tema tabú, y claro, combinado con otro tema tabú, pues el cóctel es… rarete. Y como justo he hablado con una chica que tiene VIH que dice haber sufrido cambios en su regla desde que empezó con la terapia antiretroviral, me he informado un poco sobre VIH y menstruación.

5bb153a06cbcfd33a706901215a3cdf1

El VIH, ¿nos revoluciona las reglas?

Pues parece que no hay reglas en cuanto a esto (sí, es un chiste pésimo). Me explico. En principio, parece que el virus en sí no ocasiona desórdenes menstruales. Estudios cientfícos corroboran esto. Pero otros estudios sí han demostrado que mujeres seropositivas sufren más irregularidades en sus períodos que aquellas seronegativas. La comunidad médica todavía no se pone de acuerdo, pues no es fácil identificar una causa-efecto certera, no hay respuestas absolutas. ¿Tiene relación el recuento de CD4? ¿Afecta el tiempo durante el que la mujer ha estado infectada? ¿Su edad?  Algo sí parece estar claro. Las mujeres seropositivas con anormalidades en sus menstruaciones deben ser tratadas ginecológicamente como mujeres seronegativas, porque parece que éstas irregularidades no están directamente provocadas por el VIH en sí. Lo que no quita que cuestiones alrededor de la infección por VIH sí afecten a la menstruación. Como por ejemplo, la sexualidad, la toma de medicación o la depresión.

Uno de los últimos estudios publicados al respecto demostró que mujeres con VIH, que tienen desórdenes en la regla no tienen una buena adherencia a la medicación contra el VIH. Las mujeres que presentaban más desórdenes en sus reglas creían que eran debidos a la medicación, así que no la tomaban bien. Y los que realizaron esta prueba clínica se encontraron con el óvulo y la gallina, sin saber qué vino primero. ¿Tienen más desórdenes porque no toman bien la medicación o los desórdenes fueron provocados por la medicación en sí? También estas mujeres presentaban irregularidades sexuales o un menor funcionamiento sexual.

 

Cambios en el ciclo menstrual

Y, aunque no esté claro del todo y hagan falta más estudios, parece que no es inusual que mujeres seropositivas experimenten cambios en sus ciclos menstruales. De hecho, existen varios estudios clínicos que muestran que las mujeres seropositivas muestran más irregularidades menstruales que las seronegativas. Lo bueno, es que éstas irregularidades se reducen con unos valores altos de CD4 y con el uso de una terapia antiretroviral adecuada.

Para quedarte tranquila, si notas cosas inusuales en tus ciclos lo hablas con tu médico especialista en VIH o con tu ginecóloga. Sin que cunda el pánico, estas son algunas de las cosas consideradas irregularidades, y sobre las que tenemos que estar ojo avizor:

  • Flujos menstruales irregulares, más ligeros o fuertes de lo normal
  • Goteo (manchas de sangre entre regla y regla)
  • Síntomas más acentuados de Síndrome Pre-Menstrual
  • Sangre menstrual más oscura de lo normal
  • Periodos más frecuentes
  • Ciclos menstruales más largos o falta de periodos
  • Ausencia del periodo total

Pero recordando que estos cambios en los ciclos pueden venir provocados, entre otras cosas, por:

  • Embarazo
  • Perimenopausia o menopausia
  • Cambios en el peso corporal
  • Uso de drogas o medicamentos
  • Mala alimentación
  • Estrés
  • El estado del sistema inmunitario

 

compresas_samu-1960

Entonces, qué (nunca-mejor-dicho) tengo que hacer

Como siempre y para siempre, cuidarte lo mejor que puedas. Buena alimentación, la cabeza tranquilita, ejercicio físico que te siente bien, dormir lo que necesites, intentar no drogarte y dejar de fumar. También llevar la cuenta de tus reglas. Anota en una libretita o en el móvil: cuándo te viene y cuánto te dura, si has notado algo raro, si te ha dolido más de lo normal…

Vamos, todo facilísimo de hacer 😉

Y recuerda, este artículo es orientativo y esto es internet, ¡no dejes tu salud en manos de internet, te lo pido! Del buen funcionamiento de nuestros cuerpos serranos somos nosotras las primeras encargadas. Si tienes dudas, si te preocupa algo, si notas algo raro… Pregunta a un profesional de la salud. Si aun así no te quedas tranquila, pregunta a otro. Y así.

Gracias y un abrazo sin olor a nubes

 

De dónde he sacado la información

He intentado sacar la información leyendo artículos científicos, porque es información contrastada. Pero como a veces me pierdo en los laureles, también he usado información de páginas web, de aquellas serias y confiables. La página de HIV Clinical Resource me ha parecido la más completa y actualizada.

Para los que les guste leer artículos médicos en inglés, me he guiado por:

Fumaz et al 2009. Low levels of adherence to antiretroviral therapy in HIV-1 infected women with menstrual disorders

Massad et al 2006. Effects of HIV infection and its treatment on self-reported menstrual abnormalities in women.

 

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *