Aldo Alejandro Peña, un hombre transexual habló esta semana sobre una brutal paliza, detención e intimidación de que presuntamente sufrió a manos de la Policía Nacional Civil (PNC).

Esa mañana, Peña había marchado con valentía al desfile del orgullo dedicado a los hombre transexuales para que se reconozcan su visibilidad ante la sociedad. Él y sus amigos estaban especialmente emocionados este año debido a que habían aprendido la corte suprema de Estados Unidos  dictaminando por la igualdad el matrimonio en todo el país el día anterior, y se esperaba que pudiese tener alguna influencia positiva sobre los derechos LGBT en su propio país.

Peña llegó al desfile disfrazado como oficial de policía, vestido con su traje oficial CAM con las insignias quitadas, pero no estaba actuando como un oficial en ese día. Si él hubiera sido, reflexionó el diario, no podría haberse convertido en un supuesto objetivo para la PNC más tarde esa noche.

Peña dijo a El Faro que varias horas después de que el  desfile terminará, se metió en un altercado con un conductor de autobús de la ciudad que no se había detenido para recoger a la amiga de Peña, Aida Sonia Pérez, cuando ella estaba corriendo para coger el autobús. Peña dice que gritó al conductor y luego pidió que bajará del autobús, pero el hombre se negó, en lugar de conducir a la subestación de la PNC cercano. Cuando el autobús llegó a varios oficiales ordenaron a todos fuera del vehículo, dijo Peña.

Lo que pasó después, dejó el activista trans con varias costillas rotas, una fractura de cráneo, numerosas contusiones y cortes, cerebral leve hinchazón y lesiones suficiente para la cuenca del ojo izquierdo que temía que perdería la vista – daño a tantas partes que simplemente se diagnosticó «traumatismo múltiple», al igual que muchas de las víctimas del accidente de tráfico . Sin embargo, la policía y Peña tienen muy diferentes historias acerca de cómo se produjeron las heridas.

El informe policial dice Peña y Pérez – que habían seguido al autobús hasta que llegó a la estación – se convirtieron agresivo con los oficiales. Cabeza PNC Hugo Salinas dijo El faro que tres agentes fueron desplegados para someter a la pareja y que incluso varios de los pasajeros que se habían quedado a ver el altercado había ayudado a sostener Peña hacia abajo. El informe dice que el rostro magullado y lacerado convirtió cuando cayó a la acera.

«Obviamente, el oficial no golpeó a Peña en la cara. La policía no hizo eso», Salinas dijo al periódico. «Tenemos un marco legal para la acción, los diferentes niveles de fuerza. Cuando una persona puede responder a órdenes verbales, no hay necesidad de hacer nada más. Si se pone violento y ha cometido un delito, entonces la policía usa la fuerza phsyical en la técnica formas que se les ha enseñado «.

Pero Peña y Pérez disputan la cuenta de Salinas, diciendo que el agente Luis Jesús Rivera Salgado golpeó Peña en la cara casi de inmediato y pasó a usar «fuerza excesiva», junto con otros ocho oficiales, haciendo que los graves traumas exhibiciones faciales Peña en imágenes que llegaron a la  prensa a través de un amigo. Peña dijo a El Faro  ( periódico estadounidense) que el agente lo inmovilizó en el suelo por sentado en su abdomen y presiona un brazo contra su cuello, y luego los otros oficiales corrieron para comenzar a golpearlo.

«Esos chicos golpearon y me dieron patadas en las costillas, la cabeza, en todas partes,» Peña explicó al periódico en español. «Casi arrastraron a Sonia [Pérez] en el grupo.» el relato de Peña.

 Pérez cree que Peña fue atacado porque es abiertamente transexual. Dicen que agentes de la PNC podrían haber visto fácilmente lo que marcha anteriormente en el desfile; alternativamente, un líder Generación transgénero Hombres, Rivera, dijo al diario de San Salvador , también podrían haber conocido porque Peña vive cerca de la subestación de policía Delgado City. Rivera añadió que Peña le informó a los agentes que los policías que estaban en ese acto transfóbico decían más de una vez «vamos a… tratarlo como un hombre» justo antes de comenzar a golpear Peña.

 

Activista Trans Sebastián Cerritos también se presentó y fue capaz de romper en voz baja la imagen de Peña esposado con una cara desfigurada. La imagen – al igual que la de la cara hinchada de una víctima abril de la brutalidad policial,  comenzaría inmediatamente la difusión a través de los grupos de derechos de LGBTI (en la foto en el tweet más adelante) y en las redes sociales con el #JusticiaParaAlex («Justicia Para Alex «).

CIoHKIGUMAAR5r0

Los activistas entre ellos Hernández, que cuenta la historia de lo que le había pasado a Peña al inspector general de la Policía Nacional Civil, el Departamento de Defensa de los Derechos Humanos y el Ministerio de Inclusión Social – todos los cuales comenzó a investigar las acusaciones. Sin embargo, Peña permaneció bajo custodia. Alrededor de la medianoche, tres horas después de haber sido golpeado, Hernández dijo que Peña fue trasladado a una estación independiente para la atención médica, donde un oficial presuntamente trató de intimidar.

Peña se mantuvo en el hospital hasta el 29 de junio para los médicos pudieron observar sus heridas, que tenían el potencial para dejarlo con daño cerebral permanente, lo que dificulta a partir de la articulación de las palabras o concentrarse plenamente, de acuerdo con (El Faro). Fue entonces cuando volvió a una policía de la PNC subestación, donde, dijo al periódico , que se le mantuvo en una celda separada entre los hombres y las secciones de la mujer .Cuando le preguntó a un comandante de la policía por qué se llevó a cabo por separado, el hombre en tono de broma respondió: «No podemos hacer nosotros eso con las mujeres o con los hombres,»

Un día después del arresto de Peña, alcalde de San Salvador Najib Bukele pidió la liberación temprana de Peña y exigió una disculpa pública por «acto transfóbico de odio y abuso de poder» de la PNC en Twitter.

fiore firma

 

STOP TRANSFÓBIA!!!