Diagnosticar una infección por VIH es un paso imprescindible para que la persona se ponga en tratamiento y así se evite que transmita la infección.

Algunas personas presentan lo que se conoce como primoinfección en algún momento de las primeras semanas después de que el VIH entre en su cuerpo y comience a replicarse. Sin embargo, esta primoinfección no siempre se produce y no es suficiente por sí misma para determinar que la infección por VIH se ha producido.

Esto quiere decir que la infección por VIH no produce síntomas específicos, por lo que una persona puede pasar años sin saber que tiene esta infección a no ser que se realice una prueba diagnóstica. Insistimos: la infección por VIH no se diagnostica “a simple vista” ni hipotetizando sobre las conductas realizadas. La única manera fiable de diagnosticar una infección por VIH es la realización de una prueba, ya sea de sangre, saliva u orina.

¿Qué tipos de prueba de VIH existen?

Prueba de ácido nucleico

  • Se realiza con sangre
  • Detecta el virus
  • Mide la carga viral (cantidad de copias del virus por unidad de sangre)
  • Para detectar el virus requiere un periodo ventana corto: 10-33 días después del contacto de riesgo.
  • Es muy cara, por eso no es la prueba rutinaria.

Prueba de antígenos y anticuerpos

  • Detecta antígenos (rastros del virus, es decir, sustancias extrañas al cuerpo que activan el sistema inmune)
  • Detecta anticuerpos (sustancias que el cuerpo produce ante la presencia del virus)
  • Se realiza con sangre y normalmente se analizan en laboratorio.
  • Para detectar la infección requiere un periodo ventana de entre 18 y 45 días o de entre 18 y 90 días tras la exposición al virus, en función de la técnica empleada y dónde se analice.
  • Es una prueba rápida. El resultado se observa en 30 minutos.
  • Ejemplo: prueba ELISA

Prueba de anticuerpos

  • No detecta el virus, sino la presencia de anticuerpos producidos por nuestro organismo ante la presencia del virus.
  • Puede realizarse con sangre o con saliva.
  • Para detectar el virus requiere un periodo ventana de entre 23 y 90 días tras la exposición.
  • Es una prueba rápida que puede hacerse uno mismo (por ejemplo, comprándola en farmacia) o en cualquier entidad que trabaje en salud sexual. El resultado se observa en 20 minutos.

Si quieres saber si tienes VIH solo tienes un método: realizarte una prueba específica para VIH. Tu médico de cabecera puede incluirla en tu analítica de sangre, pero tienes que solicitarlo explícitamente (lo normal es que las analíticas no la incluyan porque sí), y vas a tardar días en saber el resultado.

Si tienes prisa puedes hacerte una prueba rápida con saliva en nuestra asociación. El resultado se ve en 20 minutos, estarás acompañado por un miembro de nuestro equipo, es confidencial y gratuito.

Pide tu cita previa para prueba de VIH escribiendo un email a prueba@imaginamas.org por WhatsApp al 625 673 538

¡Te esperamos!

Rafael San Román, psicólogo