La disfunción eréctil es la incapacidad, total o parcial, para lograr la erección o mantenerla, lo que puede dificultar, e incluso imposibilitar, las relaciones sexuales. Tener alguna dificultad para lograr una erección no significa que tengamos problema alguno. De hecho, es algo que nos puede ocurrir a cualquiera.

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser físicas –problemas orgánicos, o efectos secundarios de medicamentos- y también pueden ser por causas psicológicas –el estrés, nervios, la ansiedad, baja autoestima, etc..-

Si bien es cierto que en hombres mayores de 40 años, las causas de la disfunción eréctil suelen ser las físicas, muchas de las veces suelen ocurrir por motivos psicológicos. De hecho, cuando alguien comienza a tener problemas de erección, la preocupación por mantener relaciones sexuales aumenta, lo que conlleva que aumenten nuestros nervios y la presión que sentimos, con lo que estaremos retroalimentando nuestro problema.

De esta manera, en cada relación sexual nos sentiremos más inseguros y desanimados,incluso podrá afectar a nuestro deseo sexual.

¿A quién puedo recurrir?

Si te identificas con alguno de los casos anteriormente expuestos, debes saber que lo que te está ocurriendo le pasa a muchos otros hombres y que, afortunadamente, tiene solución.

Lo más importante es ser conscientes de la situación sin sentirnos mal ni avergonzados e intentar atajar el problema lo antes posible para no afectar a nuestro autoestima y, por supuesto, para volver a disfrutar de nuestras relaciones sexuales.

Con el fin de averiguar si lo que nos ocurre está siendo provocado por causas físicas o psicológicas,lo ideal es que acudamos al médico de cabecera. Ellos evaluarán el problema, te ayudarán de forma personalizada y te derivarán al especialista que crean más conveniente.

Asimismo, puedes buscar ayuda en psicólogos expertos en sexología, los cuales podrán hacer una evaluación psicológica, te darán un trato personalizado y diseñarán un plan de trabajo específico para tus necesidades.

¡No lo dudes y busca ayuda!

Por Javier Vázquez