Lo sé, el nombre es complicadito pero, una vez que lo hayas repetido tres veces, te resultará más familiar y será como si siempre hubieras conocido esta infección de transmisión sexual (ITS). Y ya sabes que el saber no ocupa lugar, sobre todo en las cosas del comer.

Como en el resto de ITS de las que ya hemos hablado, lo que debes conocer en este caso es más sencillo de lo que parece. Como su mismo nombre indica, el linfogranuloma venéreo tiene que ver con tres cosas:

  • Afecta a los ganglios linfáticos, de ahí lo de linfo.
  • Produce lesiones en las mucosas, de ahí lo de granuloma.
  • Se transmite por contacto sexual, de ahí lo de venéreo.

El linfogranuloma venéreo está causado por una bacteria y se puede transmitir por vía oral, anal o vaginal, tanto si hay penetración como si no la hay. Esto quiere decir que habrá ocasiones en las que el preservativo te servirá para prevenir esta infección y habrá otras ocasiones en las que, simplemente, la infección ocurrirá. Piensa que, sobre todo al principio, una persona puede no haberse dado cuenta de que tiene la infección, lo cual dificulta la prevención.

La manera de funcionar del linfogranuloma venéreo te recordará mucho a la sífilis. En este caso la infección también va por fases. La primera se caracteriza por producir lesiones primarias (heriditas, para entendernos) en la mucosa genital o en la piel de alrededor. Piensa que pueden aparecer entre 3 y 30 días después de que se produzca la infección, así que quizá tengas que tirar de agenda para localizar el origen. Como en el caso de los chancros de la sífilis, estas lesiones no duelen y suelen curarse espontáneamente sin dejar cicatrices.

Si la infección no se trata, en la segunda fase se produce una inflamación de los ganglios. Si tienes pene lo más probable es que hayas tenido ahí las heriditas de la primera fase, por lo que los ganglios que tendrás afectados ahora serán los de las ingles, que son los que más cerca quedan de aquellas lesiones. Lo mismo ocurre si tienes vagina, ya que las lesiones de la primera fase habrán estado en la vulva, de ahí que la siguiente afectación aparece en los ganglios inguinales y femorales (de la ingle hacia abajo).

Si la infección sigue sin tratarse, llega la siguiente fase, en la que se producen lesiones ulcerosas crónicas y edema en los genitales (edema quiere decir inflamación por acumulación de líquido. Vamos, que se te hinchan). Te aseguro que no quieres vivir ninguna de estas dos cosas.

En cualquier caso, como ITS bacteriana que es, el tratamiento será antibiótico. Es importante que lo comiences cuanto antes ya que, con los años, un linfogranuloma venéreo no tratado puede generar complicaciones importantes y dolorosas. Como siempre decimos, prevención, conocimiento y responsabilidad te ayudarán a disfrutar del sexo con salud.

Rafael San Román, psicólogo

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *