Con el fin de evitar ensuciarnos y, más importante aun, prevenir infecciones de transmisión sexual y otros problemas, es recomendable tener en cuenta ciertos consejos sobre higiene a la hora de practicar sexo anal.

El primero es, claro está, utilizar preservativos para uso anal y lubricante. Utilizar el condón durante el sexo anal es el método más eficaz para prevenir infecciones de transmisión sexual. Hay que tener en cuenta que si tenemos varias parejas sexuales, tendremos que utilizar un preservativo nuevo cada vez que vayamos a penetrar a otra persona.

Plátano condón recurso sexo

Esto nos ayudará, no sólo a prevenir el VIH y otras ITS, sino también la transmisión de la Hepatitis C. La hepatitis C se transmite por sangre y cuando practicamos sexo anal pueden producirse desgarros en el ano o el recto dejándonos restos de sangre en el preservativo o en el pene, con lo que podríamos estar transmitiendo el virus a otras personas si no cambiamos el preservativo o limpiamos correctamente el pene.

Las heces son otro medio de transmisión de infecciones, como la hepatitis A, y también de parásitos. Por eso es recomendable tener el ano y el recto limpios. A continuación, os explicamos dos métodos para mejorar la higiene:

  • Duchas anales: consiste en utilizar una pera de goma con agua tibia, que se introduce en el ano para eliminar el agua introducida con los restos de heces.
  • Enemas limpiadores: son unos botecitos con una solución acuosa que ayudan a evacuar las heces que tenemos en el recto. Es importante no confundir con los enemas laxantes que llevan medicamentos.

Hay que tener en cuenta que estos métodos también afectan la mucosa anal y la flora intestinal por lo que puede aumentar el riesgo de transmitir infecciones y también producir irritaciones. Por ello se recomienda realizarlos con horas de antelación y no repetirlo muy a menudo.

Si vamos a realizar una felación después de haber mantenido sexo anal, debemos retirar el preservativo y limpiar el pene con agua y jabón si no hemos usado el condón.

preservativo condón boca lengua sexo

Si tienes hemorroides, fisuras anales u otra patología, es importante hablar con el médico para intentar tratarlo y así evitar infecciones graves.

Para aquellas personas a las que les duele mucho cuando son penetradas, existen lubricantes analgésicos que ayudan a reducir el dolor durante el sexo anal.

Por supuesto, muchas veces no tendremos tiempo o las cosas necesarias para poder realizar todo esto, así que usar el preservativo y lubricante será nuestro mejor aliado para tener sexo anal placentero y sin preocupaciones. 

Por Javier Vázquez