Si el mundo del VIH aún no te resulta muy familiar, puede llegar a ser abrumador. ¡Cuánta información! En un sitio has leído una cosa, en otro sitio te han dicho la contraria y, por si fuera poco, tienes un cuñado experto en VIH que acaba de ponerte la cabeza como un bombo y ya no sabes qué creer. 

Calma: con que entiendas lo básico sobre el VIH es más que suficiente para manejarlo a nivel usuario. Lo primero es no vivir en la parra: saber que está ahí y conocer las principales vías por las cuales se transmite, así como los principales métodos que tienes a tu disposición para evitar adquirirlo. 

Una vez que sabes esto, si finalmente te toca vivir con VIH, tienes a alguien cercano en esa situación o te planteas una relación sexoafectiva con alguien que tiene VIH, lo mejor que puedes hacer es aprenderte esta ecuación: indetectable es igual a intransmisible. 

¿Qué quiere decir esto? Muy sencillo. Para que el VIH se transmita de una persona a otra NO basta con que una de las dos lo tenga, sino que tienen que darse más condiciones. Una de las más importantes es que la carga viral de la persona (la cantidad de virus que hay en su sangre) tiene que ser suficientemente alta. 

Técnicamente, la carga viral es la cantidad de virus por mililitro de sangre que alguien presenta. Cuando la persona que tiene el VIH toma adecuadamente su tratamiento antirretroviral, la carga viral desciende drásticamente, pasando de cientos o miles de copias por mililitro de sangre a menos de 50. O sea, muy, muy pocas. Tan pocas que ahí está el gran notición de nuestros días.

¿Cuál? Pues que cuando la carga viral es inferior a 50, el virus no puede pasar de una persona a otra. La persona sigue siendo seropositiva, sus copias por mililitro no son cero. Pero son menos de 50, así que se considera que su carga viral es tan baja que es indetectable. Como al ser indetectable no puede pasar a otra persona, entonces ya tienes la ecuación: gracias a la toma adecuada del tratamiento, indetectable es igual a intransmisible. 

Por eso es tan importante que las personas con VIH tengan una buena adherencia al tratamiento. Esto les permite mantener su carga viral en nivel indetectable, protegiendo su salud e impidiendo que se produzcan nuevas infecciones. Por eso también es importante que aquellas personas que aún no saben que tienen VIH lo sepan lo antes posible, para que así puedan iniciar el tratamiento cuanto antes y así su estado serológico sea lo antes posible indetectable… y, por tanto, intransmisible.

Rafael, San Román

Recursos de interés: 

El fallo positivo (Mecano, 1991)

Comiéndote a besos: cuento interactivo (Imagina MÁS, 2014)

Comiéndote a besos (Rozalén, 2014)

Indetectables (serie de TV, varios directores, 2017)

VIH indetectable es intransmisible (¡y punto!) (G.J. Martín, 2016, Youtube)

Conchita Wurst

Théo et Hugo, Paris 5:59 (O. Ducastel y J. Martineau, 2015)