Rubens pintó Las tres gracias, ¿verdad? Bueno, pues en salud sexual tenemos nuestras tres desgracias particulares, que a todo hay que ponerle arte. De la hepatitis A y la B ya hemos hablado en anteriores episodios. Hoy nos toca hablar de la tercera en discordia: la hepatitis C, una infección vírica causada por el VHC.

Hagamos un pequeño repaso. La hepatitis A es aquella que va por libre: nos viene por vía oral-fecal (no hagas gestos, que te estoy viendo). La hepatitis B se contrae por vía parenteral (compartir jeringuillas), vertical (de madre a hijo durante el embarazo/parto) y sexual (básicamente penetración sin preservativo). La hepatitis C también se transmite de estas tres maneras –parenteral, vertical y sexual- pero ojo a esta última, porque es especialmente relevante en el caso de los hombres que tienen sexo con otros hombres. En otras palabras, la penetración anal sin preservativo es una práctica de alto riesgo para contraer VHC (que no todo en la viña del Señor es VIH, hay más cositas).

Como toda hepatitis que se precie, la mayoría de las veces (hasta el 80%) esta infección no da síntomas. Esto hace que, al no enterarnos de que está ahí, no se hayamos puesto en marcha un tratamiento y es más probable contraerla o transmitirla. En el otro 20% de los casos la hepatitis C genera cansancio intenso, náuseas, diarrea y coloración amarillenta de la piel (ictericia). Si estás en ese punto, ya sabes: cita médica, comentario de la jugada y una buena analítica completa con bien de serología para salir de dudas.

Una vez diagnosticada la infección por VHC mediante análisis existe tratamiento farmacológico, que dura entre 24 y 48 semanas. En caso de no existir tratamiento pueden aparecer complicaciones al cabo de los años, como la cirrosis hepática o el cáncer de hígado. En algunos casos el tratamiento indicado será el transplante de hígado. No todas las personas que reciben tratamiento se curan de manera permanente.

Desgraciadamente no existe vacuna para la hepatitis C pero puedes prevenirla evitando compartir jeringuillas y usando preservativo.

En Imagina MÁS te ofrecemos un servicio de prueba rápida de Hepatitis C. Tendrás el resultado en 20 minutos y se hace por saliva. Este servicio va dirigido a usuarixs de chemsex y personas que practican fisting y/o slam. Pide cita llamando al 650 593 404 o escribiendo a prueba@imaginamas.org

Rafael San Román, psicólogo

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *