Los 90-90-90 no son las medidas de alguien con poca cintura, sino el objetivo del programa de ONUSIDA y la OMS para el tratamiento de VIH. Este programa es ambicioso y aplica a todo el mundo, pero nadie lo había logrado todavía… Hasta ahora. Según un estudio recién publicado, Suecia lo ha conseguido.

Qué significa 90-90-90

En el 2014, entre la OMS y ONUSIDA, se establecieron los porcentajes referentes a los objetivos a lograr en materia de tratamiento de VIH. Estos objetivos dicen que antes del año 2020 todos los países deben lograr que:

screen-shot-2016-10-02-at-15-19-21

  • El 90% de las personas con VIH sepan que lo tienen.
  • Que de esas personas diagnosticadas por VIH, el 90% debería recibir tratamiento antirretroviral (TAR).
  • Que de esas personas que toman TAR, el 90% deberían tener la carga viral indetectable.

Los 90-90-90 en Suecia

A mediados de Agosto de 2016, investigadores suecos publicaron los resultados de un estudio que ya se ha hecho famoso. Y es que por primera vez, un país de este planeta ha conseguido alcanzar los objetivos, también famosos, de ONUSIDA. Esto significa que el 78% de la población seropositiva de Suecia tiene el virus suprimido. O sea, ¡casi 8 personas de cada 10! Es increible si se tiene en cuenta que a nivel mundial se calcula que solo el 54% de las personas con VIH lo saben… ¡Un poquito más de la mitad!

¿Porqué en Suecia si y en el resto del mundo no?

Nos encanta compararnos con los países nórdicos… Y es que casi todo lo hacen de maravilla, la verdad. En este caso también, pero tienen puntos a su favor. Los propios investigadores explican porqué Suecia ha conseguido los objetivos 90-90-90 de ONUSIDA:

  • La epidemia está poco extendida (menos de 8000 personas con VIH)
  • La legislación obliga a los hospitales a reportar los casos positivos y a los pacientes a seguir el protocolo médico
  • Todos los pacientes con VIH son derivados a centros de atención especializada con equipos multidisciplinares
  • El acceso al tratamiento es gratuito
  • Los profesionales de la salud siguen «a pies juntillas» las recomendaciones nacionales respecto a la administración de tratamiento. Estas recomendaciones sugieren que todas las personas infectadas comiencen tratamiento, independientemente de sus CD4

A por los 95-95-95

12703.i.43, opposite 248

¿No vives en Suecia y te parece muy difícil que en tu pais se consiga llegar al 90-90-90? Pues espera, porque para el 2030 los objetivos se han fijado en 95-95-95. Yo no sé si cruzar los dedos o rezar, porque la cosa está muy cruda. De hecho, acabo de leer que en España el grupo de edad con más casos por nuevas infecciones es el de 25 a 34 años. Irónicamente, la mitad de la gente de este grupo considera que el VIH no está presente en  su entorno. Lo que me recuerda al cuento de «La máscara de la muerte roja» de Poe. Para los que no lo leísteis os lo resumo. Hay una peste horrible en una ciudad que está matando a todo el mundo. Los nobles se encierran en el castillo para escapar a la enfermedad donde se la pasan de fiesta continua. Una noche hacen un baile de máscaras y la muerte roja entra. Todos se mueren, nobles incluidos. Sí, he querido hacer una comparación. No digo que nos vayamos a morir todos, no lo consiguió ni el de Southpark. Pero que en el imaginario colectivo popular todavía se piense que el VIH solo afecta a «maricones, yonkis y putas» me tiene aburrida ya. Con perdón de las palabras, pero son las que usan de forma despectiva muchas personas para justificar que el VIH no va con ellxs.

 

Gracias por leer y saludos sin medidas