¿Sabías que las infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden ser de 4 tipos?

Las hay víricas, es decir, producidas por un virus (el típico ejemplo es el VIH). Las infecciones fúngicas son las que están producidas por un hongo, como la famosa cándida. Otras están producidas por un parásito, como la tricomoniasis. Probablemente también te suenan las bacterianas, que son las que están causadas por, ¡sorpresa!, una bacteria. Por ejemplo, la gonorrea, en la que nos centraremos hoy, es una de esas ITS bacterianas.

No te preocupes: que las ITS sean tan diversas no quiere decir que vivamos en un apocalipsis zombi de las infecciones que adquirimos durante una relación sexual. ¿Te has fijado en que la mayoría de las veces que te acuestas con alguien no adquieres ninguna? Qué alivio, ¿verdad? De todos modos, como la información es poder, queremos explicarte cinco cosas, cinco nada más, para que puedas manejar información básica y útil respecto a la gonorrea.

En primer lugar, la gonorrea es ciega: no distingue de raza, género u orientación sexual. Así que recuerda, tanto hombres como mujeres, gais, heteros, lo que seamos, podemos tener gonorrea.

Dos. La gonorrea puede ser un poco escandalosa o muy discreta. Eso se debe a que a veces tiene síntomas y a veces no. Depende, por ejemplo, de dónde tengas la infección. Aunque tendemos a pensar que solo pillamos gonorrea en los genitales, esta bacteria también puede alojarse en tu garganta y tu recto, incluso en otras mucosas del cuerpo. Así es ella.

Tercera cosa importante. Los síntomas más conocidos de la gonorrea (cuando aparecen) son dolor/escozor al hacer pis y secreciones extrañas en los genitales. Esto hace que, si tu gonorrea es de esas que se hacen notar, sea fácilmente identificable.

Cuarto. ¿Tienes gonorrea? Recuerda que no es tu culpa y tampoco es culpa de quien te la ha transmitido. Las ITS a veces se pueden evitar y otras veces no, qué le vamos a hacer. Piensa, entre otras cosas, que muchas veces tenemos relaciones sexuales sin saber todavía que tenemos una ITS y por eso no hemos podido tomar medidas para evitar transmitirla.

Cinco y último. Como la gonorrea está causada por una bacteria, se cura con antibiótico. Sencillo y rápido.

Rafael San Román

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *