Con los últimos datos actualizados de Vigilancia epidemiológica del VIH/SIDA podemos afirmar que en el 2013 se notificaron en España un total de 3.278 nuevos diagnósticos de VIH, la mayoría lo adquirió por vía sexual (80%) siendo notablemente menor otras vías como consumo de drogas inyectadas.

El 85% de las personas diagnosticadas fueron hombres y la mediana de edad fue de 35 años. Según categoría de transmisión la más frecuente se propició en hombres que mantienen sexo con otros hombres (HSH) (51,2%), seguidos de heterosexuales (28,5%) y Usuarios de Drogas Inyectadas (UDI) (4,4%).

El 32,5% de los nuevos diagnósticos de infección por el VIH se realizó en personas originarias de otros países. Casi la mitad de los nuevos diagnósticos presentaron un retraso diagnóstico.

Analizando la tendencia entre los años 2008-2013 se detectan diferencias en cuanto a la incidencia de nuevos diagnósticos de VIH según mecanismo de transmisión. De este modo, en usuarios de drogas inyectadas -UDI- la tendencia es descendente; en heterosexuales, la tendencia es descendente en el caso de las mujeres y se mantiene estable en hombres. Sin embargo, la tendencia en hombres que tienen sexo con otros hombres es ascendente. Asimismo el porcentaje de personas extranjeras ha disminuido desde el 2010.

Estos datos sitúan a España en tasas de VIH similares a las de otros países de Europa occidental, aunque superiores a la media del conjunto de la Unión Europea.

¿Qué está sucediendo?

La vía sexual sigue siendo la categoría de transmisión mayoritaria en los nuevos diagnósticos de VIH en todo el Estado .Sólo en la Comunidad de Madrid se notificaron en el año 2014 aproximadamente 746 nuevos diagnósticos de VIH, alrededor de 303 desde el Centro Sanitario Sandoval donde 9 de cada 10 diagnosticados eran hombres que tenían sexo con hombres.

La infección por VIH en España se está masculinizando: Alrededor de un 85% de los nuevos diagnósticos recayó en hombres. De hecho, la tendencia en mujeres está descendiendo. El principal mecanismo de transmisión del virus es mediante relaciones sexuales, algo que todo el mundo tiende a practicar por lo tanto todos somos vulnerables.

Aunque lo cierto es que hay grupos que se encuentran en una posición más vulnerable que otros. En la actualidad el colectivo de hombres homo/bisexuales supone el grupo más vulnerable, constituyendo más de la mitad de los nuevos diagnósticosde VIH en España (51,2%) frente a los heterosexuales (28,5%).

Es decir, que los nuevos diagnósticos se están dando más en hombres homo/bisexuales que en otras personas. Esto significa que una práctica de sexo desprotegido entre hombres supone un riesgo real y elevado para la transmisión del VIH. Y esto sucede porque hay hombres con VIH que no saben que lo tienen, por lo tanto no toman tratamiento, ahí es donde se encuentra el nicho de nuevas transmisiones.

Esto por lo general viene motivado por el retraso diagnóstico. Es decir, aquellas personas que por miedo, desconocimiento o cualquier otro motivo no se realizan las pruebas de VIH de forma rutinaria. Esto conlleva que una persona haya podido adquirir el virus y sea diagnosticado mucho tiempo después, teniendo como consecuencia una carga viral muy elevada (a mayor concentración de virus en sangre y semen más capacidad existe de transmitir).

Otra consecuencia es el sistema inmune se ve deteriorado a causa de una elevada carga viral, de hecho se catalogan como retraso diagnostico aquellas personas cuyo recuento de linfocitos es inferior a 350 cd4. La tasa de personas que sufren retraso diagnóstico sigue siendo alarmante alto, en hombres homo/bisexuales supone un 40,6% y en heterosexuales (58,5%). Trabajar en reducir el estigma ligado al VIH y ofreciendo información actualizada sobre la infección (esperanza de vida, mayor calidad de vida etc) puede tener un impacto positivo en el objetivo reducir el retraso diagnostico.

Esta vulnerabilidad también nos afecta en lo referente a otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). Según los datos publicados en su memoria anual, el C.S.Sandoval (Madrid) a lo largo del 2014 realizó:

  • 439 diagnósticos de Sífilis, 92% de los cuales eran hombres Homosexuales o bisexuales.
  • 838 diagnósticos de Gonorrea, 70% de los casos fue extragenital es decir la bacteria se hallaba en faringe y/o en recto y por ello asintomática en muchas ocasiones. En los casos de gonorrea el 91% de los diagnósticos fueron hombres homo/bisexuales..
  • 659 diagnósticos de Clamidia y 98 de Linfogranuloma Venéreo. El 56% de los casos la clamidia fue extragenital, localizada en recto y faringe. El 65% de los casos diagnosticados se dio en hombres homo/bisexuales.
  • 52 diagnósticos del Virus de la Hepatitis C (VHC), de los cuales el 48% recayó en hombres homo/bisexuales.
  • 303 diagnósticos de VIH, de los cuales el 93% se dio en hombres homo/bisexuales.

El miedo junto con el silencio, y la falta de información entre otras variables, disuaden a las personas hacerse la prueba del VIH y otras ITS. Parece que sigue arraigada la creencia de »mejor no saberlo». Por otro lado, el temor a que la sociedad vuelva apuntarnos con el dedo como grupo de riesgo parece que nos frena a verbalizar lo que está sucediendo. Esta estrategia supone un grave error ya que nos debilita y desarma frente a un enemigo común, las ITS.

¿Qué podemos hacer?

El vivir plenamente nuestro derecho a libertad y diversidad sexual también pasa por ser conscientes de nuestra realidad, conociendo y exigiendo las herramientas necesarias para el cuidado de cada uno de nosotros. Administración pública, sector empresarial, asociaciones y ciudadanía, todos estamos llamados a responder a esta alarmante situación ofreciendo diversas respuestas.

Estas estrategias pasan por -atención, que todas deberían se deberían implementar no es cuestión de elegir una-:

  • Actualizar las campañas de prevención: La realidad es diversa y cambiante. No podemos lanzar campañas con mensajes anticuados, prestemos atención a la diversidad sexual y a las distintas formas de vivir o experimentar el sexo. Porque la máxima es velar por la Salud Pública y sexo, cada uno tenemos uno. También adaptemos la campañas a los medios actuales, de poco parece servir pegar un cartel en la puerta de una sauna. Existen las redes sociales y diversas App con las que aliarse para lanzar un mensaje sobre sexo más seguro. Además de mayor presencia de preservativos y lubricantes en espacios de socialización, no sólo (que también) en locales de sexo.
  • Favorecer el acceso a la prueba rápida de VIH: A través de servicios gratuitos, confidenciales, de acceso universal y sin cita previa. En horario de mañana y de tardes, incluso dispositivos de fines de semana. Abriendo el abanico sin duda aumentaremos el número de personas que accedan a realizarse la prueba del VIH.
  • Favorecer el acceso a las pruebas rutinarias de ITS: En Madrid existen recursos como el Centro Sanitario Sandoval que atiende de forma universal y gratuita a cualquier persona que desee realizarse una prueba de ITS. Pero no todo es hermoso, hay muchas ciudades que no cuentan con este recurso incluso en Madrid sólo existe en horario de mañana. ¿Por qué no hacer un change.org para que Sandoval abra en horario de tarde?, ¿quien se anima?. Por otro lado también habría que concienciarse que al igual que llevas el coche o la moto al taller, si tienes sexo (y da igual si es con tu novio del mes) deberías pasar al menos una vez al año por un chequeo de ITS. Es la mejor manera de estar a punto.
  • Impuslar el acceso a los tratamientos antirretrovirales: Desde que el gobierno de Mariano Rajoy cortó por lo sano borrando las palabras ACCESO UNIVERSAL del Sistema Nacional de Salud muchas personas inmigrantes con VIH se han visto en graves aprietos para acceder a los tratamientos antirretrovirales. Y esto lo decimos porque en Imagina MÁS llevamos años acompañando a recién diagnosticados a diversos hospitales para cumplan la normativa de Derechos Humanos. Es primordial que las personas con VIH (independientemente de su situación administrativa) accedan al seguimiento sanitario y los antirretrovirales. Ya ha quedado demostrado científicamente como dice mi querido amigo Gabriel. J. Martín que »la carga viral INDETECTABLE es INTRANSMISIBLE’‘ (y punto).
  • Fomentar el acceso a la Profilaxis post exposición: ¿Que qué es eso?, a estas alturas todos deberíamos saberlo. Si se te ha roto un condón con una persona que es de las que dice »Estoy sano» pero su última prueba es de hace más de un año, o es un chico con VIH pero sin tratamiento, es hora de ir a urgencias del hospital más cercano. Antes de que transcurran 72 horas, es vital ir lo antes posible no dejar que el tiempo pase. Según el protocolo valorarán el riesgo que has podido correr y en caso de ser elevado podrán recetarte tratamiento durante 28 días que corte la transmisión del virus. No es agradable y no es un tratamiento corto, pero es efectivo. Y es que siempre es mejor asegurarse que arrepentirse.
  • Implementar la profilaxis pre exposición (PPRE): Esto es como lo anterior pero intercambiando el orden. Existen varios estudios (algunos dicen que no son concluyentes) que avalan que tomar la profilaxis pre exposición antes de encuentros sexuales desprotegidos reduce considerablemente el riesgo de transmisión. En Estados Unidos es algo que parece ser una herramienta cada vez más utilizada. Aquí en España, debe ser el carácter caliente, seguimos en discusiones y debates animados por supuesto por la industria farmacéutica. El caso es que aunque no hay ninguna herramienta excluyente para la prevención del VIH en este caso (España) el tema espinoso en la PPRE es ¿quién la paga?.
  • Reducir los daños en usuarios de drogas: No nos llevemos a engaño, las drogas son utilizadas y a veces con escaso criterio. Desde el alcohol hasta el GHB o la tina. Prestar atención cuando se está atravesando la delgada línea roja que te viene a decir que tienes un problema de abuso de sustancias es vital. A veces esa frontera se traspasa sin ser consciente de ello, por eso hay que escuchar a tu circulo cercano si en algún momento te dicen que te estas alejando demasiado. Si ese es el caso por favor pide ayuda profesional, en el Ministerio de Sanidad puedes encontrar algunos recursos. Por otro lado las tan de moda »sesiones» o »chemsex» también suponen un problema, en concreto si se practica el denominado »slamming». No sólo por el consumo en sí mismo, sino por la posibilidad de compartir jeringuilla y el elevado riesgo de transmisión de VIH y hepatitis C.
  • Romper el silencio: Sabemos que nos cuesta hablar del VIH, incluso de otras ITS. Lo asociamos a algo sucio, incómodo, nos da miedo. Es lícito tener miedo al VIH, pero no a las personas que lo tienen. Hablar y mostrar una realidad con naturalidad, sin juicios ni condenas (el VIH no es un castigo divino que afecta a malas personas) puede favorecer a que las personas más próximas a ti que lo tienen puedan confiar en ti. Conocer a personas VIH resta miedo al virus y cobra mayor valor la persona, hay muchas lecciones que puedes aprender en este proceso. Es la mejor manera de ponerte en la piel de esas personas, están más cerca de lo que crees. Puede que tu mejor amigo o ese compañero de trabajo que tan bien te cae o quizá ese chico que te vuelve loco tenga VIH. Nuestra recomendación es que veas y te sumes a nuestra campaña #ponteenmipiel.

La información frente al desconocimiento, y la luz frente a la oscuridad. Son las estrategias que nos harán más fuertes, que la vergüenza o falsas creencias como el “no me va a pasar a mi” perpetúen que nuestro colectivo esté siendo golpeado por el VIH y las ITS. Vivamos libremente nuestros proyectos de vida, nuestro sexo tomando conciencia y ofreciendo una respuesta como hace años fuimos capaces de hacerlo.

Hoy más que nunca, Salud y Sexo.

Por Iván Zaro