El Papa recibió el pasado sábado 24 de enero a un hombre transexual español, Diego Neria Lejárraga, de 48 años de edad, después de que este se pusiera en contacto con el sumo Poncífice, para pedirle apoyo ante el rechazo y la incompresión que sufre a causa de su cambio de sexo.

El encuentro fue privado entre el Papa y Diego en la residencia papal de Santa Marta. Este, se produjo después de que Diego Neria Lejarrága creyente desde niño y practicante católico, enviara una carta al Papa contándole todo el rechazo que tuvo en su localidad natal (Cáceres) de unos 40.000 habitantes por su condición sexual.

Diego nació mujer, pero siempre se sintió varón según detalla; «mi cuerpo era mi propia cárcel». De niño cuando escribía la carta a los Reyes Magos les pedía que le convirtieran en varón.

A los 40 años después que falleciera su madre, decidió someterse a la reasignación de sexo y poco a poco, comenzó a cambiar su cuerpo, por lo que se trasladó a Madrid.

Cuando regresó a Cáceres, con su aspecto físico cambiado ya, se encontró con el rechazo de parte de su entorno. Lo que más le dolía era la actitud de los creyentes. «¿Cómo te atreves a entrar aquí con tu condición?, no eres digno», le dijeron algunos católicos cuando Diego quiso volver a su iglesia.«Eres la hija del diablo», dice que escuchó un día en plena calle de boca de un sacerdote.

Se encerraba en casa a llorar por los actos transfóbicos que le sucedían en su localidad, hasta que decidió escribir al Papa, «Nunca antes me hubiera atrevido a pedirle ayuda a un Papa, pero con Francisco sí».

Mandó la carta a través del obispo de Plasencia, Amadeo Rodriguez Magro, en quien afirma haber encontrado consuelo y apoyo. Tras recibir su carta, Francisco le telefoneo a finales del año pasado, en concreto el día de la Inmaculada. La llamada era de un número oculto y, aunque Diego no suele cogerlo cuando esto ocurre, esta vez sí lo hizo, » soy el Papa Francisco» , fue lo primero que le dijo , para añadir que sus palabras le habían «llegado al alma» y que quería conocerle. Pero poco antes de Navidad volvió a llamarle para fijar la fecha el 24 de enero.

La conversación entre Diego y el Papa fue íntima, pero una de las posturas que dejó claro el Papa fue que ante la comunidad de personas LGTBI, no era nadie el para juzgarlos, » Las personas homosexuales y transexuales, tiene que ser respetadas, como es respetada la dignidad de toda persona independientemente de su tendencia sexual».

Después de lanzar este mensaje de respeto, semanas más tarde podemos ver en diferentes medios de comunicación como el Papa apoya la siguiente campaña.

El Papa Francisco agradece a la iglesia católica eslovaca su labor en apoyo del referéndum LGTBIfóbico, y advierte a los obispos lituanos de la «influencia de ideologías» que pretenden  «desestabilizar la familia». La audiencia general fue el pasado miércoles 7 de febrero donde el papa Francisco quiso mostrar su apoyo a la iglesia eslovaca por su labor ante el referéndum LGTBIfóbico . Francisco valida así todo el esfuerzo de los líderes católicos eslovacos por propiciar un resultado desfavorable a los derechos LGTBI por parte de la jerarquía católica.

Cerca de 4,2 millones de eslovacos, están llamados a las urnas para votar en referéndum la prohibición del matrimonio homosexual , la adpoción de parejas del mismo sexo y en «defensa de la familia tradicional.».

Hasta un 52% de las personas homosexuales y transexuales que residen en Eslovaquia están discriminados debidos a su identidad de género, según un estudio de la Agencia Europea de los Derechos Fundamentales.

¿Por que el Papa Francisco no apoyó el matrimonio homosexual, después de dar ese mensaje de tolerancia a Diego?.

El Papa Francisco hizo una labor fundamental, atender a un hombre transexual en privado y darle todo el apoyo que no llegó a tener por parte de sus familiares y vecinos de su localidad, ya sea hombre o mujer transexual formamos parte del mismo colectivo de personas transexuales, pero también el colectivo de hombres transexuales esta más aceptado y visibilizado ante la sociedad, tanto en el ámbito laboral, sanitario y judicial. En nuestro día a día el hombre sigue teniendo más privilegios que las mujeres.

firma fiore