Como sabes, en la actualidad disponemos de una gran variedad de tratamientos farmacológicos para hacer frente al VIH. Normalmente se trata de tomar una pastilla o dos cada día, que se recogen en la farmacia de tu hospital de referencia.

Lo más importante que debes saber sobre el TARGA (tratamiento antirretroviral de gran actividad) es que cuando lo tomas puntualmente cada día consigues que tu carga viral se mantenga en niveles indetectables y, por tanto, intransmisibles a otras personas. Esta buena adherencia al tratamiento es lo que hace que el tratamiento sea eficaz.

No obstante, debemos contar con que estos fármacos tengan algunos efectos secundarios adversos. Para aclarar nuestras dudas sobre este tema hemos vuelto a contar con la colaboración de la doctora Sara Nistal Juncos, jefa asociada de Medicina Interna del Hospital Universitario Rey Juan Carlos y especialista en VIH, y el doctor José Antonio Rueda Camino, médico especialista en Medicina Interna en el mismo hospital.

Les hemos preguntado sobre los efectos secundarios del tratamiento para VIH y esto es lo que nos han contestado:

 

¿Todos los antirretrovirales tienen efectos secundarios?

Sí, todos los antirretrovirales tienen potenciales efectos secundarios, como cualquier fármaco. No obstante, si se sopesan el riesgo de efectos secundarios y los beneficios del tratamiento, el balance es claramente favorable al tratamiento.

A lo largo de los años el tratamiento antirretroviral de gran actividad (TARGA) ha ido mejorando en potencia, simplificación (se dispone de pastilla única diaria), seguridad y tolerancia.

¿Cuáles son los principales efectos adversos?

Dependiendo de la familia de antirretrovirales a los que pertenezca, cada fármaco presenta unos u otros efectos secundarios a corto o largo plazo con mayor frecuencia. Dichos efectos secundarios pueden ser reacciones cutáneas, toxicidad hepática, alteraciones gastrointestinales, trastornos neuropsiquiátricos…

No todos los pacientes presentan efectos secundarios por toxicidad o intolerancia con dichos fármacos. Es importante, por tanto, individualizar el TARGA para cada paciente dependiendo de las patologías previas, resistencias del virus, toxicidades o intolerancias previas, adherencia al tratamiento…

Efectos adversos agudos y a largo plazo: ¿qué diferencia hay?

Los efectos adversos agudos son aquellos que ocurren poco tiempo después del inicio del tratamiento. En general suelen ser leves y autolimitados, es decir, que desaparecen solos y sin necesidad de modificar o suspender el tratamiento. Un tipo de efecto adverso agudo grave son las reacciones alérgicas, que pueden ocurrir con cualquier fármaco antirretroviral o de cualquier otra familia. Los efectos adversos graves son poco frecuentes.

Los efectos adversos a largo plazo son los que se producen después de meses o años del inicio del tratamiento. Cada familia de medicamentos -incluso cada medicamento en sí- tiene diferentes efectos adversos, como hipercolesterolemia (=aumento de colesterol), hiperbilirrubinemia (=aumento de bilirrubina), alteraciones del sueño… Tu médico seleccionará el tratamiento que mejor se adapte. Y repetimos, el balance riesgo-beneficio es claramente favorable al tratamiento a pesar de los posibles efectos a largo plazo.

En otro orden de «complicaciones» hay que tener presente las interacciones entre estos fármacos y el resto de tratamientos que toma el paciente. El profesional que te atienda elegirá en función de las mismas el mejor tratamiento.

Si un antirretroviral provoca efectos adversos, ¿qué se puede hacer?

Si el efecto adverso es grave o intolerable para el paciente, se valorará la sustitución por otro tratamiento. En la actualidad se dispone de un amplio arsenal terapéutico que permite modificar el tratamiento e individualizarlo para cada paciente.

Otros efectos adversos, como la hipercolesterolemia que hemos mencionado, pueden ser tratados con medidas dietéticas y/o tratamiento farmacológico, sin necesidad de suspender o modificar la terapia antirretroviral.

Se habla mucho del fallo en riñón, osteoporosis… ¿Al cabo de cuánto tiempo aparecen? ¿Pueden remitir?

Los efectos secundarios sobre la función del riñón o pérdida de masa ósea (osteopenia, osteoporosis) se produce generalmente tras años de tratamiento antirretroviral. Además del tratamiento antirretroviral también influyen en estas complicaciones el envejecimiento, dieta pobre en calcio, la vida sedentaria o la escasa exposición solar.

El fármaco antirretroviral más frecuentemente relacionado con dichos efectos secundarios es el Tenofovir disoproxil (TDF), del que actualmente disponemos de una nueva molécula mejorada que es el Tenofovir alafenamida (TAF) que evita estas complicaciones.

Las revisiones clínicas y controles analíticos rutinarios (sangre/orina) tienen como  objetivo el diagnóstico precoz de dichas complicaciones, por lo que el seguimiento rutinario por parte del médico especialista es fundamental.

Esta es una información general sobre los efectos secundarios adversos del TARGA. Si tienes cualquier duda más específica sobre tu caso consulta con tu médico. Él o ella te informará y podrá encontrar la solución que mejor se adapte a ti si hay problemas con tu tratamiento.

Rafael San Román, psicólogo