Si has cumplido el confinamiento rigurosamente es posible que lleves varias semanas sin mantener relaciones sexuales, que te apetezca mucho retomarlas y que quieras lanzarte a ello como si no hubiera un mañana. Esto es completamente normal.

Sin embargo, la emergencia sanitaria por COVID-19 aún no ha concluido. Aunque dentro de poco empecemos a relajar el confinamiento, debemos reincorporarnos a la vida “normal” de manera lenta, progresiva y, sobre todo responsable. Esto incluye también la vida sexual “normal”.

¿Puedo quedar con alguien para tener sexo? ¿Cómo sé que es seguro respecto a la COVID-19? Como en todo, la seguridad completa no existe, así que para regresar al sexo tendrás que decidir teniendo en cuenta lo que sabes, lo que no sabes, las normas y recomendaciones y, como ya sucedía antes, la suerte.

No obstante, a continuación te dejamos algunas pautas muy generales que debes tener en cuenta a la hora de volver a mantener relaciones sexuales.

Ten claras las recomendaciones médicas (y las órdenes de obligado cumplimiento) en cada momento, porque estas no son irreversibles: pueden ir modificándose, de manera que no todo lo que valía hace una semana vale hoy. De este modo no te quedarás corto/a ni te pasarás con aquello que puedes hacer.

Interpreta adecuadamente las normas y recomendaciones. Por ejemplo, quizá se permite dar un paseo individual o hacer un rato de deporte pero eso no quiere decir que se deba abandonar el “distanciamiento social” o que puedan dejar de multarte si lo incumples. Piensa en esto cuando antes de querer programar tus encuentros sociales y sexuales, sobre todo si tienen lugar en grupo. De este modo contribuirás a prevenir la expansión del coronavirus y, quizá, te evites un disgusto con la policía.

No confundas asintomático con intransmisible. Muchas personas asintomáticas saben que tienen el virus en este momento y otras no lo saben, pero ambas pueden transmitirlo. Por eso, la ausencia de síntomas de COVID-19 no debe ser tu único criterio para escoger a tus parejas sexuales. Quizá quien no tiene síntomas eres tú: tanto si lo sabes como si no, recuerda que sí puedes transmitir el COVID-19.

No confundas curado con invulnerable. Haber pasado ya la infección no es ninguna garantía de protección frente a una nueva infección. Recuerda que todavía no se sabe en qué medida una persona que ya ha pasado la infección puede reinfectarse.

Utiliza bien la PrEP. Puede que durante el confinamiento hayas interrumpido tu tratamiento PrEP para VIH porque no mantenías relaciones sexuales y ahora vas a retomarlo para reincorporarte a la vida sexual. Recuerda que hacen falta aproximadamente 15 días de tratamiento para que alcance su máxima eficacia. No abandones el preservativo nada más retomar la PrEP.

Ten en cuenta la disponibilidad del sistema sanitario. Aunque esperamos que la situación vaya mejorando poco a poco, actualmente el esfuerzo sanitario está muy enfocado a COVID-19 y menos disponible para diagnóstico y tratamiento de ITS. Si tienes una importante sospecha de ITS debes dirigirte al centro de salud correspondiente y se te atenderá, pero recuerda que estas semanas debemos seguir extremando la prevención hasta donde es posible para minimizar el uso de recursos sanitarios y que estos puedan estar disponibles para la emergencia sanitaria.

Rafael San Román, psicólogo

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *