Hay historias valiosas que, más allá de estar bien contadas, persiguen un objetivo importante. Hoy hacemos un recorrido a través de tres cuentos de la autora Raquel Huete Iglesias, en los cuáles, con originalidad, sensibilidad y acierto, normaliza, visibiliza y hace accesibles diferentes vivencias de personas LGTBIQA+.

Mario y la Nube:

A través de esta historia, vivimos la historia de Mario, un chico que se siente atraído por otros chicos y que recibe violencia de sus compañeres de clase debido a ello. Mediante una conversación con una nube llegará a la conclusión de que su orientación sexual no es algo por lo que deba sentirse mal.

«Si antes me he puesto a llorar es porque me da mucha pena que te sientas triste por ser diferente. La variedad es hermosa, Mario».

El nombre perfecto:

En esta historia acompañamos a un niño trans, en busca de la aceptación y de la integración de su identidad de género y en busca del valor para presentarse ante el resto del mundo, empezando por su madre, como realmente es. Además de esto, nos encontramos con reflexiones que desmontan ciertos roles de género presenten en los cuentos tradicionales o con claves que tienen que ver con la identificación, la función y la gestión de las emociones, entre las que aparece de forma recurrente el miedo.

«Mi corazón se está pudriendo porque llevo años sin atreverme a mostrarme como realmente soy […] Si sigo sin hacerle caso, terminará muriendo de tristeza. ¿Es eso lo que quieres para mí?».

La carta de Noa:

Esta otra historia se trata de un recorrido a través de la naturaleza de la mano de Noa, una niña trans, que se plantea escribir una carta para comunicarles a sus compañeres de clase su identidad de género y su verdadero nombre. Aparece un extraño ser en su habitación que le transporta al cuerpo de diferentes especies animales, dentro de todos los casos que existen en la naturaleza, que desmontan la idea dicotomizada y restrictiva que, erróneamente, se tiene acerca de los caracteres sexuales y de la identidad de género.

«Les explicaré a todos que la Naturaleza nunca comete errores; y que cada persona es exactamente como tiene que ser, ni más ni menos».

Es de gran utilidad poder contar con cuentos infantiles cuyos personajes pongan de manifiesto la diversidad sexo-genérica y afectiva existente y que contribuyan a desmontar mitos, ideas erróneas y estereotipos de género. La identificación con estos personajes por parte de niñes de diferentes edades contribuirá a la integración de sus vivencias de una forma positiva y, por lo tanto, a que se sientan más capaces de expresarlas ante su entorno. A nivel psicológico, esto resulta clave a la hora de minimizar los efectos negativos que conlleva vivir en una sociedad diversofóbica que ejerce violencia sobre todas aquellas vivencias que se salen de lo alo-cis-hereteronormativo.

Para disminuir estos niveles de violencia por motivos relacionados con la identidad, la expresión de género o la orientación sexual, resulta imprescindible una Educación Sexual llevada a cabo desde un enfoque positivo, inclusivo y que ponga en valor la diversidad. Pero no sólo es Educación Sexual lo que se hace dentro de las aulas sino también lo que se hace en casa, dentro del núcleo familiar. Y este tipo de recursos resultan una herramienta clave y muy potente para padres, madres y familiares que tengan inquietud y ganas por contribuir a la integración de valores como la diversidad, la igualdad o el respeto. También pueden resultar útiles como apoyo pedagógico para el profesorado u otres profesionales de la educación. Y, en general, son recomendables para todas aquellas personas que, independientemente de nuestra edad, sigamos disfrutando de los cuentos.

Haz click aquí para ver los cuentos

Alba Alonso Montañés, psicóloga y sexóloga