chemsex consecuencias

Más abajo explicamos brevemente cuáles son las consecuencias del chemsex. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de chemsex?. El chemsex es un fenómeno relativamente reciente que se da en el colectivo de hombres que tienen sexo con hombres y que consiste en el uso de diferentes drogas para potenciar o mantener en el tiempo los encuentros eróticos.

Tres de las drogas más utilizadas dentro de este contexto son:

También se utilizan otras drogas como la ketamina, la cocaína, el éxtasis, el MDMA o fármacos potenciadores de la erección.

A raíz de este fenómeno, ha vuelto a darse un aumento del consumo de drogas mediante vía intravenosa. Esta práctica se conoce como slam o slamming, y conlleva un riesgo aún mayor de transmisión de infecciones, de generar adicciones o sobredosis.

La consolidación de este fenómeno se ha llevado a cabo de manera inseparable a las aplicaciones móviles de geolocalización, las cuales han facilitado mucho el acceso a encuentros de chemsex (lo que se conoce como “sesiones”) debido a la accesibilidad y al anonimato que proporcionan. En dichas aplicaciones existe todo un imaginario y un argot relacionado.

Hay numerosos motivos por los que puede practicarse chemsex: búsqueda de novedad, de una mayor excitación, de un mayor placer, para relacionarse, para superar miedos y vergüenzas, por presión de grupo, como forma de evadirse, para contrarrestar la soledad… También como forma de desinhibirse o para atreverse a hacer cosas que de otro modo no se harían. Las motivaciones son múltiples pero las consecuencias del chemsex también pueden serlo: desde llevar a cabo prácticas de riesgo sin querer hacerlo hasta desarrollar una adicción, pasando por problemas de salud físicos o mentales  derivados del consumo de sustancias e incluso la muerte.

Si crees que el chemsex está ocasionando problemas en tu vida diaria, tienes dudas al respecto o necesitas asesoramiento, puedes pedir cita escribiéndonos a salud@imaginamas.org o llamándonos o escribiéndonos un Whatsapp al 658 526 113.

Alba Alonso, psicóloga y sexóloga

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *