Revelar tu estado serológico cuando es positivo -o decirle a los demás que tienes VIH- puede entrañar una difícil situación a la que enfrentarse. A diferencia de otras patologías, en las que lo normal es recibir el apoyo del entorno desde el principio, comunicar un diagnóstico por VIH puede resultar complicado.

Bien sea un diagnóstico reciente, o ya llevemos un tiempo sabiendo nuestra situación, tarde o temprano acabaremos planteándonos que a quién se lo podemos decir.

Lamentablemente, no existe ninguna regla que podamos seguir ya que cada persona es un mundo y cada situación es diferente. Hay personas que necesitan comunicarlo nada más saber la noticia y otras prefieren tomarse su tiempo antes de decir nada.

Aceptación y descarga de culpas infundadas

Asimilar o aceptar que tienes VIH lleva tiempo, por eso es importante que nos lo tomemos con calma antes de tomar decisiones precipitadas. Normalizar la enfermedad nos ayudará a llevar la situación. Recuerda que tienes un virus y no has hecho nada para sentirte culpable. ¿Acaso alguien se siente culpable por tener el virus de la gripe? Lo más importante es quererte a ti mismo/a e intentar tener el autoestima alta.

Enfrentarnos a un diagnóstico por VIH es difícil, y es natural que tengamos la necesidad de compartirlo con alguien de nuestro entorno. Recuerda que la decisión es tuya, pero puede que estos consejos te ayuden a tomarla:

  • Es normal tener miedo a la hora de contárselo a alguien.
  • Intenta estar preparado, puede que necesites un tiempo para asimilar la situación.
  • Se selectivo, no tienes por qué contárselo a todo el mundo.
  • Pregúntate que a quién se lo quieres contar, por qué y qué es lo que esperas obtener. No es lo mismo querer comunicar algo simplemente para desahogarnos y compartir nuestros sentimientos que para recibir consejo.
  • Intenta apartar todos los prejuicios morales que van ligados al estigma del VIH.
  • Puede que recibas el consejo que esperabas o que te ayuden a llevar la situación, pero recuerda, que también puede ser que la respuesta que recibas no sea la que esperabas e incluso te puedes exponer al rechazo. Aún así, acabarás encontrando la manera de seguir adelante.
  • No te aísles, si tienes miedo a contárselo a alguien de tu entorno, siempre puedes encontrar recursos como grupos de apoyo, psicólogos, trabajadores sociales o redes sociales específicas para personas que conviven con el VIH

¿Se lo comunico a mi pareja?

Decírselo a tu pareja es importante, pero también complejo. Revelárselo a la persona que amas puede ayudarte a sobrellevar la situación y encontrar el apoyo que necesitas. Además, podría acompañarte en situaciones diarias con las que tendrás que convivir, como ir al médico, hacerte pruebas, recoger el tratamiento, etc. Pero recuerda que también puede ser difícil para la otra persona. Quizás sienta miedo e incluso rechazo. Hay personas que pueden no estar preparadas para una noticia así. Si este es tu caso, puedes buscar ayuda en psicólogos, trabajadores sociales u ONG que os ayuden a asimilar la noticia.

Si has tenido relaciones sexuales sin protección con tu pareja, deberías comunicárselo para que pueda hacerse la prueba ya que también podría estar infectado/a.

¿Debo decirlo en mi trabajo?

La respuesta es no, no tienes por qué hacerlo a no ser que quieras, pero piensa antes en las consecuencias que te puede traer. ¿Qué pasa con las revisiones médicas a empleados?

Sin tu consentimiento, la empresa no puede hacerte la prueba de VIH ya que esto violaría el derecho a la integridad física.

Por Javier Vázquez