Soy una gran defensora de la positividad. Del silbadito always look at the bright side of life. De pensar, oye, podría estar peor. No es para tanto, la verdad. Pero no te miento, a veces sólo me enfoco en lo malo. Qué rabia esto de vivir con VIH. Me van a dar efectos secundarios, ya verás. Y ahora no puedo vivir en otro país que no tenga la pastilla que tomo.

¿Y sabes qué? No pasa nada. Está bien llorar y patalear y escupir al cielo. Estás en tu derecho. Pero al final tiras para delante, porque no queda otra. Cuando alguien me dice, qué fuerte eres, le digo, tú también lo eres, seguro que en mi lugar habrías hecho lo mismo. Y así lo creo. De una manera u otra, nadas y llegas a la otra orilla. Podrás llegar medio ahogada o como una reina, pero llegas. Porque nuestro instinto más primitivo y último es el de la supervivencia. Esto lo explican de maravilla las caderas hipnotizantes de las Destiny´s Child.

Ahora bien, no es fácil. Vivir con VIH, o con cualquier otra infección de transmisión sexual, simplemente no es fácil. Porque entran en juego factores diferentes que se salen del diagnóstico médico. Entra la ética, la moralidad, la vergüenza familiar, el estigma, la autoculpabilidad, el autodesprecio.

Esta mujer ha follado SIN preservativo, señorías. Que le corten la cabeza.

Por eso no queda otra que ser fuerte. Tener la cabeza muy alta, la mente muy fría y el corazón muy caliente. (Si me permite Sabina). Y ten muy en cuenta que, aunque cuentas con apoyo, en esta aventura tienes que llegar a la cima de la montaña por tu propio pie. Y como a veces la vida nos pilla volando bajo, conviene entrenar la cabeza y repetirse cosas positivas.

Para mí, estos son los «mantras» que cualquiera que viva con VIH se debería grabar a fuego:

  1. No eres culpable. No te juzgues y nadie te juzgará.
  2. Eres fuerte, y tu gente también lo es. No la subestimes.
  3. Cuídate y quiérete mucho. Cuida y quiere a los demás.
  4. Aprovecha tu posición para informar. Y para apoyar a los «nuevos casos».
  5. No tengas miedo, todo va a salir bien.

Y si tienes algún mantra tú, me encantaría oírlo. Y si no te gustan estos, tengo otros 😉


Si crees que le puede servir a alguien, comparte por favor. ¡Compartir es agradecer!

 

4
Comments
  1. Agosto2017

    Me encanta la forma que tienes de escribir. Tu positivismo y tu fuerza. No dejes de ayudarnos porque a través de tus palabras ayudas a muchos que nos encontramos perdidos.

  2. Hola!

    Mil millones de gracias! Pero te confieso una cosa, también yo me siento perdida muchas veces, lo bueno que siempre nos encontramos al final 😉

    Grande abrazo

  3. Gracias a ti por leernos y escribirnos!!! Un súper abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *