Categories: ASS

by Miguel Caballero

Share

Categories: ASS

by Miguel Caballero

Share

Ser médico no es fácil.

Atender cada día las dolencias, quejas y desvelos de cientos de pacientes de todo pelaje debe de ser una experiencia agotadora física y emocionalmente. Dedicar la vida profesional a velar por la salud de los demás es una decisión digna del mayor reconocimiento.

Ser paciente tampoco es fácil.

Nuestra principal dificultad es esa etiqueta de la “paciencia” que nos imponen como una camisa de fuerza, como si lo único que nos quedara fuese esperar con gracia lo que la providencia o el doctor de turno decida hacer con nuestros cuerpos.

“Paciente” es una palabra tirana y subyugadora, que no refiere al estado de salud, sino a la actitud que debemos adoptar frente a los médicos. El paciente no se define por su condición física o mental, sino por su mansedumbre, por rendir su cuerpo a los especialistas y dejarse hacer.

La etiqueta es tan perversa que si uno quiere subvertirla se encuentra con que sus antónimos pertenecen al campo semántico del fanatismo o la demencia: lo contrario de paciente es impaciente, nervioso, perturbado, intransigente, terco, exaltado, idólatra. Es una palabra-laberinto, en que la supuesta puerta de salida nos lleva a un nuevo laberinto, tan perverso como el anterior.

El paciente o es manso o está loco, nos vienen a decir.

Ya basta.

Hay mucho que podemos hacer para democratizar la relación entre médicos y pacientes, para que ir la consulta médica no sea meramente un sustituto de los confesionarios a los que ya no asistimos porque ahora es el médico, y no el párroco, el que nos sermonea e impone la penitencia.

No siempre es así, claro. Sabemos que hay muchos médicos vocacionales, verdaderos aliados que se dejan la piel en los hospitales y ejercen su profesión desde altos estándares éticos. Si eres uno de esos, alza la voz, te necesitamos. Llama la atención de tus compañeros que tratan de forma denigrante a sus pacientes. Si eres seropositivo y tienes un médico vocacional y honesto, aférrate a él/ella porque escasean.

image1-7

No sabía qué fotografía personal incluir en este post, así que pongo ésta que tomé esta mañana en la playa, y que, en principio, no tiene relación con el tema. Pero como el tema me tiene un poco mosqueado y la fotografía me relaja, me pareció un buen contrapunto :)

Muchas de nuestras propias experiencias con médicos y de las que llegan al email de ASS- no son agradables. Eso sí, esta amonestación va contra el sistema médico en tanto sistema, más que contra profesionales en concreto. Contra las inercias de las dinámicas médicas heredadas del pasado.

Ahí van 8 puntos de partida para la relación de confianza que seropositivos y médicos podemos construir. Los hemos escrito pensando en el VIH, pero creemos que se pueden aplicar a muchas otras condiciones médicas.

Hablo en plural, porque este post fue compuesto a cuatro manos, las mías, y las de mi querido Qamar. Lo cierto es que Qamar y yo tenemos visiones opuestas sobre la realidad del VIH. Esas diferencias son profundas y requieren otro post para ser abordadas. En lo que sí coincidimos es en lo denigrados que nos sentimos cada vez que vamos al médico, y por eso decidimos co-escribir este post, que, independientemente de la postura que tengamos hacia el VIH, es un acuerdo de mínimos que los médicos deberían aceptar para tratar con dignidad a cualquier tipo de paciente. No pretendemos enseñar medicina a los médicos, pero sí trato humano. Creemos que nuestra experiencia como pacientes debe ser oída y puede ser productiva para mejorar las relaciones entre el personal sanitario y nosotros.

Nada aquí es ley divina. Como todo en este blog, siempre está abierto a debate. Ahí va:

  1. No soy un niño, ni un irresponsable, ni un imbécil. Aunque las campañas de salud sexual lo quieran pintar como matemática pura, el sexo es una relación con uno mismo y con otra(s) persona(s) que no puede reducirse a una simple ecuación. No sabes cómo supuestamente me infecté de VIH y este dato no es realmente importante. Lo que es importante es que la forma en que supuestamente adquirí el virus no me invalida como persona adulta, ni me convierte en irresponsable, ni en un suicida. Hay personas de todas las profesiones y condiciones que reciben un diagnóstico de VIH: albañiles, jubilados, políticos, trabajadores del sexo, banqueros, profesores de universidad y de primaria, cocineros y electricistas. Hay muchos médicos diagnosticados con VIH. No optes por una actitud paternalista, no decidas por mí. Infórmame en profundidad y deja que yo elija los otros medios por los que voy a contrastar esa información. No me ocultes ni suavices datos para convencerme de que actúe según tus protocolos. Simplemente tengamos una conversación abierta y sincera con todas las posibilidades sobre la mesa.
  1. No uses la estrategia del miedo. La consulta médica no puede ser el púlpito de una iglesia, desde donde se amenaza con el infierno a aquellos que no cumplan con “los diez mandamientos del buen seropositivo”. No se trata de dar falsas esperanzas a nadie, ni de endulzar la información. Pero tampoco de aterrorizar al paciente. Piensa que a nosotros nos bombardean con estadísticas de cuántos años de vida nos quedan, de cómo mengua o no nuestra esperanza de vida con respecto a la de una persona seronegativa. Esas estadísticas crean una ansiedad innecesaria, que tiene resultados contraproducentes. Si no sabes algo, di “no lo sé”. Un médico, como un profesor, que reconoce sus carencias es más digno que uno que habla a partir de suposiciones sin confirmar por miedo a no controlar toda la información. Nadie espera que estés completamente actualizado en un campo cuya investigación, y cuyas conclusiones a menudo contradictorias y confusas, cambia día a día. Lo importante es que la conversación sea honesta no sólo por mi parte, sino también por la tuya. No uses el miedo como atajo para que yo acate tus decisiones.
  1. No asumas nada sobre mis hábitos de vida, particularmente los sexuales. Si, como establecen los protocolos, preguntas, espera a que yo responda antes de encasillarme en una de esas frías categorías que ningunean la diversidad humana. Cree lo que te digo. Sé que no todo el mundo dice la verdad y que eso puede hacer difícil tratar con un paciente, pero la actitud por defecto debería ser de confianza. ¿Eres consciente de lo difícil que es conversar sobre asuntos tan íntimos en una fría sala médica a un desconocido en bata? Respeta que haya información que no quiera compartir. Seguro que tus años de experiencia profesional te dan la agilidad para predecir algunos patrones de comportamiento, pero recuerda que cada persona es diferente y tiene que ser tratada como tal. Cada vez que alguien entra en tu consulta, todo empieza de nuevo. No sabes nada de mí, y yo soy una persona en mi pleno juicio, así que escúchame. Deja tus prejuicios fuera de la consulta, o lo único que conseguirás es que desconfíe, me cierre y no mantenga una conversación honesta contigo. Eso no nos beneficia a ninguno de los dos.
  1. Voy a hablar y tendrás que escucharme. La mayoría de las campañas de salud sexual que llevamos décadas soportando están basadas en nuestro silencio. Su principal método de persuasión para que se use el preservativo es la amenaza del vacío que viene detrás de un diagnóstico seropositivo. Si no usas condón, te espera la muerte, el silencio, el borramiento, la vergüenza. De cara al público, no existimos; mientras, en la trastienda, en las consultas médicas, muchos somos humillados. Si nosotros habláramos, las campañas se irían al garete, porque no es cierto que tras el diagnósitico venga el vacío, viene una vida tan plena y digna como queramos hacerla. Además, es una lástima que nos silencien porque nosotros podríamos ejercer un papel muy efectivo en la prevención, pero en una prevención sin miedos contraproducentes, que promueva una imagen positiva del sexo y el goce, y una relación adulta y empoderada hacia la salud. Llevamos décadas callados, pero eso ya se acabó. Vamos a hablar y vamos a ser tenidos en cuenta. La época de las campañas que silenciaban, ninguneaban o culpabilizaban a las personas que recibían un diagnóstico de VIH ya quedaron atrás. No vamos a permitir volver a eso. Ustedes tienen los medios para ayudarnos a que nuestra voz se oiga. Ayúdennos.
  1. No soy una máquina de ingerir pastillas. Muchos médicos piensan que no deben pararse un segundo a preguntar las más básicas cuestiones sobre la salud mental y emocional de sus pacientes. Piensan que una pastilla al día nos salva del VIH. Esto es absolutamente mentira. Una pastilla diaria nos puede mantener con vida muchos años, pero esa vida puede ser tremendamente miserable. Un diagnóstico de VIH conlleva estigma social, vergüenza de uno mismo, discriminación laboral, legal, conflictos familiares o de pareja. Ya sé que no eres mi psicólogo ni mi compañero de terapia en grupo. No te pido eso. Simplemente te recuerdo que no hay medicina sin empatía ni humanidad. No soy un coche al que tienes que cambiarles los frenos. Si careces de esa empatía, dedícate a la mecánica.
  1. Mi privacidad es sagrada. Mis datos personales no te pertenecen lo más mínimo, ni para cotillear sobre mí con tus compañeros por los pasillos, ni para hacerte el interesante con un nuevo ligue al que le cuentas los tus pacientes en las redes sociales, ni para usar mi caso en tu investigación médica sin autorización. Entiendo que estás sometido a mucho estrés y que no debe de ser fácil vivir con toda la información personal de tantas personas, a veces tan dura, que manejas. Busca ayuda de un terapeuta, de algún compañero o de alguien muy cercano. Pero recuerda que mi identidad y mi historial médicos no te pertenecen y no tienes ningún derecho a disponer de ellos, ni siquiera en conversaciones que pueden ser inofensivas. No son inofensivas para mí.
  1. El VIH no lo explica todo. Tras un diagnóstico seropositivo, existe la tendencia a explicar todo lo que ocurre en nuestro cuerpo a partir del VIH. Explicarlo todo a partir del VIH demuestra pereza por parte del profesional médico, no querer indagar en la compleja historia individual de la persona. Quizás tengo un historial de plaquetas bajas desde siempre, mucho antes del diagnóstico. Quizás mis encías fueron sensibles desde la adolescencia. Pero tú ahora lo vas a explicar todo a partir del VIH. Esto también es contraproducente, porque la consulta se convierte en una fábrica de hipocondriacos. A lo largo de los años soportamos un continuo goteo de explicaciones que achacan todo al VIH, y que nos mete dentro de una bola realmente autodestructiva que le confiere al virus más poder del que tiene.
  1. Yo siempre tengo la última palabra. Tú eres el profesional y mereces todo mi respeto. Pero el cuerpo es mío. El que tiene que sobrellevar el diagnóstico soy yo, el que se toma una pastilla diaria (o varias, o ninguna) soy yo, el que puede que padezca los efectos secundarios soy yo, el que lidia con el estigma soy yo. Tu labor es informarme de forma rigurosa y exhaustiva, conversar conmigo sobre todas las posibilidades disponibles. Pero a fin de cuentas yo decido. Es mi cuerpo y es mi libertad. Respeta mis decisiones aunque no las compartas.

Para terminar, volvamos a los orígenes, al juramento hipocrático, el que todos los profesionales de la medicina hacen para comprometerse a ejercer su profesión de forma ética. Hay muchas versiones. Aquí les compartimos la de Louis Lasagna de 1964. Creemos que puede ser mejorada aún más, pero es un buen principio.

Prometo cumplir, en la medida de mis capacidades y de mi juicio, este pacto.

Respetaré los logros científicos que con tanto esfuerzo han conseguido los médicos sobre cuyos pasos camino, y compartiré gustoso ese conocimiento con aquellos que vengan detrás.

Aplicaré todas las medidas necesarias para el beneficio del enfermo, buscando el equilibrio entre las trampas del sobretratamiento y del nihilismo terapéutico.

Recordaré que la medicina no sólo es ciencia, sino también arte, y que la calidez humana, la compasión y la comprensión pueden ser más valiosas que el bisturí del cirujano o el medicamento del químico.

 No me avergonzaré de decir «no lo sé», ni dudaré en consultar a mis colegas de profesión cuando sean necesarias las habilidades de otro para la recuperación del paciente.

Respetaré la privacidad de mis pacientes, pues no me confían sus problemas para que yo los desvele. Debo tener especial cuidado en los asuntos sobre la vida y la muerte. Si tengo la oportunidad de salvar una vida, me sentiré agradecido. Pero es también posible que esté en mi mano asistir a una vida que termina; debo enfrentarme a esta enorme responsabilidad con gran humildad y conciencia de mi propia fragilidad. Por encima de todo, no debo jugar a ser Dios.

Recordaré que no trato una gráfica de fiebre o un crecimiento canceroso, sino a un ser humano enfermo cuya enfermedad puede afectar a su familia y a su estabilidad económica. Si voy a cuidar de manera adecuada a los enfermos, mi responsabilidad incluye estos problemas relacionados.

Intentaré prevenir la enfermedad siempre que pueda, pues la prevención es preferible a la curación.

Recordaré que soy un miembro de la sociedad con obligaciones especiales hacia mis congéneres, los sanos de cuerpo y mente así como los enfermos.

Si no violo este juramento, pueda yo disfrutar de la vida y del arte, ser respetado mientras viva y recordado con afecto después. Actúe yo siempre para conservar las mejores tradiciones de mi profesión, y ojalá pueda experimentar la dicha de curar a aquellos que busquen mi ayuda.

 

Me interesa qué piensas sobre este tema. Puedes escribirme abajo en los comentarios, en Facebook, o en amorsexoserologia@gmail.com

Éste es un post de ASS- escrito por Miguel Caballero para Imagina Más

STAY IN THE LOOP

Subscribe to our free newsletter.

  Llegando a 50 metros                        12.24am En tu portal                                         12.25am Me esperaba justo del otro lado de la puerta, cortándome el paso. Los ojos verdes, el pelo color ceniza, muy rizado, barba lampiña, la sonrisa amable y seductora de un desconocido. En la cara tenía una sombra, como de quien se ha limpiado mil veces el maquillaje al bajar del escenario. Era acróbata en el circo y poeta. Nacimos en dos extremos opuestos del universo, pero él también hablaba español. Bajamos Lenox y paramos un taxi a la altura de la 135, que nos llevó a su casa. Una tórrida noche del verano neoyorkino. En mi teléfono hay un hiato de once horas. Lo que viene ahora me lo dijo muchos días antes. Hola, antes que nada                         1.14am quería decirte que me parece muy valiente tu sinceridad acerca del VIH   De hecho, creo que leí un                    1.14am artículo en internet sobre ti hace ya algún tiempo   ¿Puede ser?                                          1.15am   Y leo casi todo lo que tiene                  1.17am que ver con ello  

Hola                                                1.38am

Sí, igual sería en mi blog:

ASS- Amor, Sexo

y Serología

De Imagina Más                             1.39am

Vaya autopromo que me                1.41am

estoy haciendo

  No era mi plan quedar esa noche, sino el sábado. Pero el sábado era mi última noche en Nueva York, así que le propuse adelantarlo, más por miedo que por ansia. Miedo a que pasara algo fuerte mi última noche en Nueva York. Siempre he odiado las despedidas por la mañana, más cuando son el prefacio a varios miles de kilómetros de distancia. Nos vimos unos días antes, sobre las dos de la tarde, en uno de esos bares hipsters de la 116, de los que han echado abajo las paredes y han puesto en su lugar un par de tablas a modo de mesas para que los clientes se tomen la copa mirando la calle y de espaldas al bar. Nos vimos tras discutir por teléfono de mala manera. Queríamos contarnos nuestras respectivas historias, esta vez frente a frente. Para relativizar la mierda que nos habíamos echado por teléfono. En realidad, lo que hicimos fue mirarnos la cara y los labios con ojos de te voy a comer. Es muy guapo. Es bellísimo. Le invité a un gin tonic. Aunque a mí me interesa                   1.43am el punto de vista de la disidencia   (que supongo que                               1.43am conoces)  

¿Disidencia farmacológica?            1.51am

¿Sexual?

La disidencia del sida                           1.52am  

No sé a qué te refieres                   1.52am

  La postura que defiende que               1.52am el VIH no es la causa del sida  

Oh ya                                                1.52am

¿Tienes foto de cara?                        1.53am

Uno de los momentos más emocionantes de mi vida fue ver a Pina Bausch en El Escorial, me contó. Su única visita a España. Era 2008. Vollmond. Imagina, una luna en medio de ese palacio sepulcral, una orgía en el palacio más triste del rey más triste que dio España. Un meteorito como un elefante en medio del salón, que nadie ve, pero que todos sienten. ¿Qué hacer con un meteorito que no se ve? Pues bailar. Un meteorito y mucha agua, a veces los bailarines se escondían detrás del meteorito, a veces salían por encima de él, y lanzaban al aire botellas de agua vacías, como meteoritos. Las lanzaban como si estuvieran llenas, pero en realidad estaban vacías. Ojalá fuéramos como botellas de agua vacías lanzadas al espacio como meteoritos. Sin fluidos, puro plástico. Un meteorito en medio del salón y un montón de cuerpos frágiles que, en lugar de increpar al meteorito, se increpaban entre ellos, se escupían agua, se tiraban piedras, se besaban compulsivamente. El meteorito, inmóvil, observaba como todos se retorcían delante de él, inmóvil, se reía de ellos. El meteorito es el único que hablaba en Vollmond, los demás sólo se retorcían o se tiraban agua, que a veces eran estacas, o gemían como imbéciles en torno al meteorito. Pina Baush murió pocos meses después, era una de sus últimas representaciones. Aunque nuestra noche no empezó con su historia de Vollmond. Pero sí bajo el agua, en la ducha. Como un pacto entre amantes higiénicos, decidimos lavarnos mutuamente antes de revolver las sábanas. Nos desnudamos juntos en el baño, uno frente al otro, entre miradas de reojo y sonrisas, dijo que me lavaría con unos jabones que me dejarían las manos como la seda, y mientras lo hacía, vi cómo poco a poco iba creciendo su polla del tamaño de un antebrazo.  

Yo nunca me vi con                         1.54am

conocimientos/herramientas

para cuestionar la relación

VIH/sida. Pero en el fondo

siempre hay un acto de fe

Fe en los médicos, fe en los            1.54am

disidentes

Totalmente                                        1.55am   Y no debería ser así                          1.55am  

Yo experimento en lo social         1.55am

y sexual, en lo médico no

tengo el valor

Ni el conocimiento                        1.55am

  Para mí, no es cuestión             1.55am de fe  

Para ti es una cuestión de…            1.56am

  Yo no soy médico                        1.56am   (Por eso no hago                         1.56am diagnósticos)

La medicina es un arte, no            1.56am

una ciencia. Eso sí lo he

aprendido este tiempo.

Ni legislador (por eso no            1.56am hago leyes que prohíban los tests o los ARVs)   Pero eso no quiere decir            1.57am que no pueda observar los hechos y sacar mis conclusiones  

Bueno, pero ¿basado en?                 1.57am

Porque son conclusiones de             1.58am

un hecho biológico

Médico                                               1.58am

Siempre había creído que el            1.58am VIH/sida era algo muy real, pero sobre todo muy absoluto   Y hace unos años conocí la            1.58am disidencia por casualidad   Y vi que aquello que siempre            1.59am me habían contado y que nunca sentí la necesidad de cuestionar (porque “era lo que todo el mundo sabía y había escuchado”)   No encajaba con muchos             2.00am hechos  

¿Qué no encaja?                        2.00am

  ¿Sabes cómo funcionan los            2.00am tests de VIH?  

Más o menos                                    2.00am

  Dime lo que sepas                        2.01am  

Nada, cuéntamelo                        2.01am

Me lavó todo el cuerpo, desde los dedos de las manos hasta la punta de los pies, mientras me miraba sin pestañear y su polla crecía tanto, y tan dura, que yo ya no sabía si era indiscreción dejar de mirarle a los ojos y comenzarle a mirar sin reparo la polla. ¡Qué coño indiscreción, si hemos quedado para follar! Pero había como un pacto tácito, el de ducharnos juntos y el de mirarnos a los ojos casi sin pestañear y obviando que en los márgenes de nuestras retinas veíamos nuestras pollas inmensas crecer mientras me lavaba. También había un meteorito en esa ducha. Y nosotros nos acariciábamos en torno a él, y nos echábamos agua y piedras, y nos besábamos obsesivamente, porque el enfado del día anterior por teléfono parecía de lo más ridículo. Nos enfadamos como desconocidos igual que en ese momento nos mirábamos como desconocidos, me lavaba desde los dedos de las manos hasta la punta de los pies, desconocidos que se desean, y una polla del tamaño de un antebrazo se hinchaba delante de mí sin que pudiera siquiera mirarla.   (No me creo poseedor de            2.02am ninguna verdad, ni quiero imponer mis ideas, quiero dejarlo claro, sólo intercambiar puntos de vista diferentes)   ¿Sabías que una misma              2.02am muestra de suero sanguíneo puede arrojar resultados diferentes (positivo, negativo o indeterminado), dependiendo del país donde te realices el test?   Incluso puede variar                         2.03am dependiendo del laboratorio dentro del mismo país   (Pregúntale a tu médico, te            2.04am lo confirmará)   ¿Sabías que los mismos                 2.05am fabricantes de los tests advierten en el prospecto de que dichos tests no son capaces de detectar la presencia ni la ausencia de VIH en sangre humana?   Sabías también que lo que               2.06am se supone que detectan son ‘anticuerpos’ del VIH, ¿verdad?   Pues resulta que dichos                   2.08am anticuerpos no son específicos del VIH y pueden estar presentes en el organismo por más de 70 situaciones diferentes descritas en la literatura científica, como por ejemplo: infección vírica pasada o reciente, estar embarazada, vacunación, resfriado común, etc. ¿Me sigues más o menos?               2.08am  

Sí                                                2.09am

  Genial                                                2.09am  

Es muy interesante,                          2.10am

pero estoy agotado hoy

¿Podemos seguir mañana?            2.10am

  Claro                                                 2.10am  

Genial                                                2.10am

  Gracias por tu atención            2.10am   Normalmente encuentro             2.10am silencio  

Yo estoy abierto a escuchar             2.10am

todo

  Me alegro                                     2.10am   //Foto de cuerpo, en slip,             2.10am sin cabeza//   Te la debía                                    2.11am  

Qué bueno estás                              2.11am

//Foto de cuerpo, desnudo,             2.11am

tapando la polla con la mano,

sin cabeza//

  Yo ya no tengo fotos                        2.12am intermedias  

Pues manda las finales,                    2.12am

entonces

  Pasaríamos a “explicit                        2.12am nudity”  

It’s all fine, I’ll correspond                 2.12am

  //Desnudo frontal//                        2.12am  

Sexy                                                  2.12am

Te invito a una siesta uno                  2.13am

de estos días

Y me cuentas el resto                       2.13am

Genial                                                2.13am  

//Desnudo frontal//                            2.13am

  Me encanta                                                2.13am   //Desnudo lateral, artístico//            2.13am  

//Desnudo trasero//                          2.13am

//Polla//                                             2.13am

  //Polla//                                    2.13am   Estás muy bueno                        2.13am  

Va a ser una siesta                       2.14am

interesante

//Rostro//                                    2.14am

//Polla//                                        2.14am   //Culo//                                         2.14am   //Torso//                                        2.14am   //Polla//                                          2.14am   //Torso, con rostro//                        2.14am   Eso parece                                      2.14am  

Qué bueno estás                               2.14am

Hablamos mañana                             2.15am

  fullsizerender-4 Pasamos a la habitación, casi en penumbra, con una de esas luces anaranjadas en un rincón, dejamos caer las toallas y nos tumbamos. Yo siempre he tenido sueños muy vívidos, siempre comienzo a soñar antes de dormirme. Hay unos segundos en los que no estoy completamente dormido, pero el sueño ya ha comenzado. Es como meter los pies en el agua para tantear la temperatura antes de zambullirse de lleno. La noche trascurrió como esos minutos aún de vigila, con los pies mojados, en que uno ya comienza a soñar.   ¿Qué tal tu día de trabajo?            1.13pm  

Bien                                                1.14pm

Aquí asándome de calor                1.14pm

en casa

Escribiendo, trabajando,                 1.14pm

yendo al gym y comiendo

como un cerdo

¡Qué buen plan!                             1.14pm   Yo en el hospital                             1.14pm   Esperando para ver a una             1.15pm amiga ingresada con VIH   Que se niega a tomar ARVs            1.15pm  

Ooops                                                1.15pm

  Pero ya está mucho mejor            1.15pm   Y resiste el chantaje                         1.15pm emocional de los médicos  

¿Cómo tiene las defensas?            1.15pm

  No lo sé                                             1.16pm   Ahora entraré                                    1.16pm  

¿Y por qué crees que se                  1.16pm

puso enferma?

  No lo sé                                            1.16pm   En realidad sólo la conozco             1.16pm de un grupo de whatsapp  

¿Y por qué crees que lo de            1.17pm

los médicos es un chantaje?

  Luego te cuento                               1.31pm   Ya me han dejado pasar                   1.31pm  

Ok                                                    1.36pm

  Mi amiga está genial                          3.12pm   Es una mujer fuerte                            3.12pm   Ha estado ingresada por una            3.15pm neumonía por hongos jirovecii (o lo que antes llamaban neumonía por neumocistis carini, una enfermedad definitoria de sida, pero que también se da en seronegativos)  

¿Tú crees que es casualidad            3.17pm

su diagnóstico de VIH y esta

neumonía?

Que no están relacionados,             3.18pm

quiero decir

  Creo que tiene que ver con               3.19pm otras causas   Lleva un tiempo muy                          3.20pm deprimida  

¿Tú tienes alguna formación            3.20pm

médica? Lo pregunto por

curiosidad

No más que tú                                    3.20pm   Jejeje                                                   3.20pm   (Por suerte)                                         3.20pm   No soy médico                                   3.21pm   Ni nada parecido                                 3.21pm  

Y la depresión, ¿con qué la            3.21pm

relaciona ella?

  No me ha contado mucho                    3.22pm   Pero tuvo otro ingreso hace                   3.22pm un año   Y lo pasó muy mal                                  3.22pm   Es seropositivo desde 1990                    3.22pm   Su primera pareja murió                         3.22pm (ella cree que de AZT)   Cuando ella tenía 22 años                    3.23pm   Una historia dura                                 3.23pm   Ahora está bien                                   3.23pm   Y pronto le darán el alta                       3.23pm  

¿Está bien? ¿Con depresión             3.22pm

y neumonía? Ok.

  Me refiero en comparación                    3.24pm con cómo entró en el hospital   Está muy bien de ánimos                       3.24pm  

Entonces parece que no la            3.25pm

han cuidado tan mal en el

hospital

Sí                                                             3.25pm   Gracias a que ella se ha                          3.26pm negado a tomar ARVs en combinación con antibióticos   Le han estado presionando                     3.26pm y tratando como a una niña para que lo hiciera desde que entró   ¿Sabes que hay gente con un                  3.26pm diagnóstico de más de 25 años que nunca ha tomado ningún tipo de terapia antirretroviral y están sanos y vivos?  

Por supuesto. Tengo un amigo         3.28pm

así

Se llaman supercontroladores           3.28pm

  Ya…                                                3.28pm  

Algunos estudios para la                  3.28pm

vacuna parten de investigar

cómo funcionan sus organismos

Pero ¿sabes otra cosa que              3.28pm

tienen en común?

  Dime                                                3.28pm  

Que ellos, como tu amiga,              3.22pm

sobrevivieron, pero vieron

morir a decenas de personas

a su alrededor

El amante disidente dejó encendida sólo la tenue luz anaranjada. En el armario guardaba cincuenta botellas de vino, que sus amigos le traían de todos los lugares que visitaban. Una bodega en el armario. Cerró la puerta, dejó caer la toalla, y me preguntó qué música me gustaba. Le pedí el Pequeño Vals Vienés de Lorca, cantado por Silvia Pérez Cruz. Fuera, un patio de vecinos inmenso dormía apuntando con sus ventanas negras a nuestra ventana anaranjada, completamente abierta. Éramos una llama en la noche tórrida, y ahora lluviosa, de Nueva York. Yo estaba tumbado en la cama, desnudo, y él sobre mí, sonreía desde su mirada oscura, En Viena hay diez muchachas, y me dijo bajito que le encantaba la atmósfera que creaba esa música, y un hombro donde solloza la muerte, yo le dije hacía poco había asistido a un homenaje gitano a Lorca, y un bosque de palomas disecadas, me miraba desde arriba mientras yo apretaba su cintura desnuda contra la mía, en el museo de la escarcha, le besaba el pecho cubierto con una fina capa de vello, hay un salón con mil ventanas, él me chupaba cada milímetro de mi piel blanca contra su piel levemente bronceada, ¡ay, ay, ay, ay!,

ahí dejamos de hablar: toma este vals con la boca cerrada.

 Este vals, este vals, este vals, este vals, me besaba el cuello, de sí, de muerte y de coñac, mis manos eran dos lijas, que moja su cola en el mar, y me chupaba los dedos, como para decirme que no importaba, donde juegan tu boca y los besos, bajaba hacia mi vientre y me olía el pene, los testículos, las piernas, hay una muerte para piano, apenas rozando mi piel con sus labios, y yo respirando profundamente, que pinta de azul a los muchachos, yo exigiéndole respuestas a todas mis preguntas, hay mendigos por los tejados, cuando yo no tengo respuestas a las suyas, hay frescas guirnaldas de llanto, me levanta las piernas, ¡ay, ay, ay, ay!,

y me acaricia el culo con la punta de su polla descomunal: toma este vals que se muere en mis brazos.

Y así seguimos toda la noche, jugueteando. Yo ese día había leído sobre el teatro foro, en el que los espectadores pueden interrumpir la representación en cualquier momento, levantarse, alzar la mano, parar la escena, y cuestionar las decisiones de los personajes. Él fue el espectador rebelde de mi teatro foro. Yo tenía toda mi obra montada, bien estructurada y ensayada, mi blog, mis artículos, mi historia coherente, mis charlas. Hasta que él levantó la mano, se puso en pie, no abruptamente, sino como seduce un macarra, te mira con ojos tiernos mientras tú sabes que te está hurgando en la llaga. Y lo dejas. Aquella noche él tenía muchas preguntas, yo tenía muchas preguntas, y ninguno sabíamos en qué podía consistir la verdad. Sólo nos quedaba improvisar.

Pero, tú ¿quién coño eres?            3.41pm

Tú, como seronegativo, ¿cuál            3.41pm

es tu ética? ¿Cómo te

atreves a hablar de la no

existencia de la relación entre

un virus y unos síntomas que

tú no padeces?

 

Dicho de otra forma:                        3.41pm defendiendo esta postura,

tú en realidad no te juegas

nada. Pero nosotros nos

jugamos mucho.

  …   Estamos en el mismo                        4.16pm barco, Miguel  

¿Qué quieres decir?                        4.16pm

¿Tú también vives con VIH?            4.16pm

  No                                                4.17pm   Yo vivo con un diagnóstico            4.17pm de VIH        

Me interesa qué piensas sobre este tema. Puedes escribirme abajo en los comentarios, en Facebook, o en amorsexoserologia@gmail.com

Éste es un post de ASS- escrito por Miguel Caballero para Imagina Más

                                 

Related Posts

View all

    Si se tiene en cuenta que en PubMed, algo así como la Wikipedia de las publicaciones médicas, hay alrededor de 800 artículos que relacionan «mujer VIH y salud mental», puede ser que haya alguna relación. Voy a resumir, libremente y por mi cuenta, un estudio recién publicado por varias mujeres, entre ellas Alice Welbourn. A Alice la conozco personalmente, y verla a ella es verle la cara a la primera generación que se infectó con VIH cuando, esto es otro tópico que se usa mucho, el VIH era una sentencia de muerte. Tan tópico como cierto, lamentablemente.

    A ver, para empezar, en inglés se llama «mental health» a la salud mental, pero me parece que no tiene el mismo matiz que aquí, pues se usa de una manera más generalizada, como, digamos, a good mental health sería como tener tu mente en forma. Pues a través de un estudio

    Si se tiene en cuenta que en PubMed, algo así como la Wikipedia de las publicaciones médicas, hay alrededor de 800 artículos que relacionan «mujer VIH y salud mental», puede ser que haya alguna relación. Voy a resumir, libremente y por mi cuenta, un estudio recién publicado por varias mujeres, entre ellas Alice Welbourn. A Alice la conozco personalmente, y verla a ella es verle la cara a la primera generación que se infectó con VIH cuando, esto es otro tópico que se usa mucho, el VIH era una sentencia de muerte. Tan tópico como cierto, lamentablemente.

    A ver, para empezar, en inglés se llama «mental health» a la salud mental, pero me parece que no tiene el mismo matiz que aquí, pues se usa de una manera más generalizada, como, digamos, a good mental health sería como tener tu mente en forma. Pues a través de un estudio

    Si se tiene en cuenta que en PubMed, algo así como la Wikipedia de las publicaciones médicas, hay alrededor de 800 artículos que relacionan «mujer VIH y salud mental», puede ser que haya alguna relación. Voy a resumir, libremente y por mi cuenta, un estudio recién publicado por varias mujeres, entre ellas Alice Welbourn. A Alice la conozco personalmente, y verla a ella es verle la cara a la primera generación que se infectó con VIH cuando, esto es otro tópico que se usa mucho, el VIH era una sentencia de muerte. Tan tópico como cierto, lamentablemente.

    A ver, para empezar, en inglés se llama «mental health» a la salud mental, pero me parece que no tiene el mismo matiz que aquí, pues se usa de una manera más generalizada, como, digamos, a good mental health sería como tener tu mente en forma. Pues a través de un estudio

    Si se tiene en cuenta que en PubMed, algo así como la Wikipedia de las publicaciones médicas, hay alrededor de 800 artículos que relacionan «mujer VIH y salud mental», puede ser que haya alguna relación. Voy a resumir, libremente y por mi cuenta, un estudio recién publicado por varias mujeres, entre ellas Alice Welbourn. A Alice la conozco personalmente, y verla a ella es verle la cara a la primera generación que se infectó con VIH cuando, esto es otro tópico que se usa mucho, el VIH era una sentencia de muerte. Tan tópico como cierto, lamentablemente.

    A ver, para empezar, en inglés se llama «mental health» a la salud mental, pero me parece que no tiene el mismo matiz que aquí, pues se usa de una manera más generalizada, como, digamos, a good mental health sería como tener tu mente en forma. Pues a través de un estudio