A continuación abordaremos algunos de los motivos por los cuales se recomienda a los hombres gais y bisexuales que nos realicemos pruebas diagnósticas de VIH -y del resto de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)- al menos una vez al año. Y si tu vida sexual es muy fluida, mejor es que lo solicites una vez cada seis meses.

Integrar este hábito en nuestra vida supone cuidar de nuestra salud pero también la del colectivo LGTBI en general. Un gran paso para nosotros y los nuestros.

1. Acéptalo, también puede pasarte a ti

Una cosa está clara, la mucosa anal es diferente a la vaginal. Por esta razón la práctica que mayor riesgo conlleva para la transmisión del VIH es el sexo anal.

Esta probabilidad es especialmente alta para la persona que recibe la penetración, pero el que penetra no está exento de riesgo. Es decir, no hay una mayor vulnerabilidad fisiológica ante el VIH y otras ETS por el hecho de penetrar o ser penetrado.

Con sólo tener una actividad sexual ya está recomendada una prueba al año de VIH. Incluso si utilizas preservativo y tienes pareja estable y monógama, incluir como hábito rutinario esta prueba es algo saludable para ti.

Aunque a veces nos gustaría vivir en un mundo ideal, es conveniente bajar a la realidad, los condones pueden romperse -por favor utilicemos lubricantes adecuados y revisemos los preservativos una vez hayamos terminado de jugar- y existen las infidelidades. Nadie es inmune al VIH, toda persona con vida sexual está expuesta en mayor o menor medida a las enfermedades de transmisión sexual.

2. No eres una avestruz: Que el miedo no decida por ti

Ante el VIH a veces dejamos que el miedo tome el control de nuestra mente, boicoteando cualquier conducta que implique enfrentarnos a un posible diagnóstico. Parece que ese »mejor no saber» cobra más importancia al »quiero estar bien» o »quiero lo mejor para mi».

Esta actitud está generada por el estigma asociado al virus y/o la serofobia, ese miedo a pertenecer a un grupo excluido socialmente.

Sin duda supone un proceso de aceptación, como para muchos supuso la propia orientación sexual. En la actualidad, las personas con VIH en Europa -diagnosticadas y en tratamiento- tienen la misma esperanza de vida o incluso mayor que el resto de la población.

En el ámbito del VIH queda mucho camino por recorrer y tal vez el estigma sea uno de los terrenos en los que menos hemos avanzado en los últimos años. Esto no sólo afecta a las personas, VIH sino aquellas que pueden estar en riesgo de serlo. El estigma genera miedo, el miedo toma el control y provoca diagnósticos tardíos.

Estos se definen porque la persona se hace la prueba del VIH cuando ya el virus ha empezado a deteriorar su sistema inmunológico. La media en España de estos casos está en el 46% de todos los analizados, pero va desde el 58,5% entre los hombres heterosexuales al 40,6% entre los gais.

3. El VIH está golpeando al colectivo, lucha

La prevalencia de VIH en España dentro del colectivo gay representa ya más de la mitad de los casos (el 51%). Hace cinco años, la proporción era unos 10 puntos inferior.

Son diversas las posibles razones que explican esta situación, la escasez de campañas de prevención, la existencia de Tratamiento Antirretroviral eficaz que permite la cronificación de la enfermedad, el silencio acompañado del estigma ligado al VIH. Lo cierto es que ya es hora de tomar acciones para frenar esta alarmante situación.

Asimismo, también se puede luchar de muchos modos frente al virus. Primero, teniendo sexo seguro, y de forma adicional, mitigando el estigma y la serofobia (hablando con naturalidad del VIH, conociendo la realidad de personas seropositivas, informándote.), y por supuesto haciéndote la prueba.

4. Seropositivo o seronegativo. Nunca seronolosé

Hay quienes llevan años sin realizarse pruebas de VIH pero como el último diagnostico que recibieron fue seronegativo siguen creyendo que lo siguen siendo. Si te identificas en este grupo, lo siento amigo, no eres serogenativo, eres seronolosé.

Es probable que hayas tenido alguna exposición de riesgo desde tu última analítica (rotura de condón, juegos previos sin preservativo o directamente sexo sin goma), por tanto puede que seas seropositivo sin saberlo. Se estima que el 30% de las personas con VIH en España no lo sabe que son seropositivos.

De hecho, gran parte de las transmisiones del virus se da en este grupo, ya que al no ser consciente de su seroestatus no reciben tratamiento antirretroviral favoreciendo la perpetuación de nuevas transmisiones.

5. Porque te quieres

Formas de quererse hay muchas, pero velar por tu salud es una de las mejores.Reservar unos minutos cada seis meses para hacerte un chequeo general de ETS, y en especial para hacerte la prueba del VIH, no te supondrá mucho esfuerzo.

Puedes acudir a tu centro de salud más próximo y solicitar a tu médico de cabecera que te realice la prueba, puedes acudir a Centros especializados como Sandoval en Madrid o Drassanes en Barcelona.

Y por último puedes acudir a ONG que realizan pruebas rápidas con diagnóstico en 20 minutos, en La Cruz Roja encontrarás recursos en todo el Estado. Y si estás en Madrid puedes hacértela con Imagina MÁS llamando al 915084732. Todas estos servicios son gratuitos y confidenciales.

Si necesitas más información o asesoramiento antes de enfrentarte a una prueba como es la de VIH puedes ponerte en contacto conmigo a través de salud@imaginamas.org o bien a través del teléfono de Imagina MÁS. Estaré encantado de ayudarte.

Salud y sexo,

Por Iván Zaro, trabajador social