Hoy le he preguntado a mi amiga, que sabe que soy seropositiva y con la que compartí casa si le daba grima, como reparo o aversión, pensar en mi sangre cuando, por ejemplo, me cortaba cocinando. Me dijo que si, al principio si, pero que luego cuando comprendió todo mejor, no. Estos días me está visitando, y le pregunté esta vez si le daba grima la sangre menstrual. Me dijo que un poquito sí. Y curiosamente, a mí también. Es como un recordatorio raro y regular de que esa sangre no sólo son células, restos de endometrio, plasma y óvulos sin fecundar. Es raro. Claro que le he explicado a mi amiga, y me lo recuerdo a mí misma, que el VIH ni sobrevive mucho fuera del cuerpo humano ni puede reproducirse. El tiempo en el que el virus sobrevive, por ejemplo en una gota de sangre que se ha caído al suelo, va a variar dependiendo de la temperatura y otras condiciones. También le he explicado a mi amiga, y esto también me lo tengo que recordar, que ahora que tomo la medicación la presencia de VIH en sangre es virtualmente cero. Aún así, es raro.

El caso es que la regla siempre ha sido un poco tema tabú, y claro, combinado con otro tema tabú, pues el cóctel es… rarete. Y como justo he hablado con una chica que tiene VIH que dice haber sufrido cambios en su regla desde que empezó con la terapia antiretroviral, me he informado un poco sobre VIH y menstruación.

5bb153a06cbcfd33a706901215a3cdf1

El VIH, ¿nos revoluciona las reglas?

Pues parece que no hay reglas en cuanto a esto (sí, es un chiste pésimo). Me explico. En principio, parece que el virus en sí no ocasiona desórdenes menstruales. Estudios cientfícos corroboran esto. Pero otros estudios sí han demostrado que mujeres seropositivas sufren más irregularidades en sus períodos que aquellas seronegativas. La comunidad médica todavía no se pone de acuerdo, pues no es fácil identificar una causa-efecto certera, no hay respuestas absolutas. ¿Tiene relación el recuento de CD4? ¿Afecta el tiempo durante el que la mujer ha estado infectada? ¿Su edad?  Algo sí parece estar claro. Las mujeres seropositivas con anormalidades en sus menstruaciones deben ser tratadas ginecológicamente como mujeres seronegativas, porque parece que éstas irregularidades no están directamente provocadas por el VIH en sí. Lo que no quita que cuestiones alrededor de la infección por VIH sí afecten a la menstruación. Como por ejemplo, la sexualidad, la toma de medicación o la depresión.

Uno de los últimos estudios publicados al respecto demostró que mujeres con VIH, que tienen desórdenes en la regla no tienen una buena adherencia a la medicación contra el VIH. Las mujeres que presentaban más desórdenes en sus reglas creían que eran debidos a la medicación, así que no la tomaban bien. Y los que realizaron esta prueba clínica se encontraron con el óvulo y la gallina, sin saber qué vino primero. ¿Tienen más desórdenes porque no toman bien la medicación o los desórdenes fueron provocados por la medicación en sí? También estas mujeres presentaban irregularidades sexuales o un menor funcionamiento sexual.

 

Cambios en el ciclo menstrual

Y, aunque no esté claro del todo y hagan falta más estudios, parece que no es inusual que mujeres seropositivas experimenten cambios en sus ciclos menstruales. De hecho, existen varios estudios clínicos que muestran que las mujeres seropositivas muestran más irregularidades menstruales que las seronegativas. Lo bueno, es que éstas irregularidades se reducen con unos valores altos de CD4 y con el uso de una terapia antiretroviral adecuada.

Para quedarte tranquila, si notas cosas inusuales en tus ciclos lo hablas con tu médico especialista en VIH o con tu ginecóloga. Sin que cunda el pánico, estas son algunas de las cosas consideradas irregularidades, y sobre las que tenemos que estar ojo avizor:

  • Flujos menstruales irregulares, más ligeros o fuertes de lo normal
  • Goteo (manchas de sangre entre regla y regla)
  • Síntomas más acentuados de Síndrome Pre-Menstrual
  • Sangre menstrual más oscura de lo normal
  • Periodos más frecuentes
  • Ciclos menstruales más largos o falta de periodos
  • Ausencia del periodo total

Pero recordando que estos cambios en los ciclos pueden venir provocados, entre otras cosas, por:

  • Embarazo
  • Perimenopausia o menopausia
  • Cambios en el peso corporal
  • Uso de drogas o medicamentos
  • Mala alimentación
  • Estrés
  • El estado del sistema inmunitario

 

compresas_samu-1960

Entonces, qué (nunca-mejor-dicho) tengo que hacer

Como siempre y para siempre, cuidarte lo mejor que puedas. Buena alimentación, la cabeza tranquilita, ejercicio físico que te siente bien, dormir lo que necesites, intentar no drogarte y dejar de fumar. También llevar la cuenta de tus reglas. Anota en una libretita o en el móvil: cuándo te viene y cuánto te dura, si has notado algo raro, si te ha dolido más de lo normal…

Vamos, todo facilísimo de hacer 😉

Y recuerda, este artículo es orientativo y esto es internet, ¡no dejes tu salud en manos de internet, te lo pido! Del buen funcionamiento de nuestros cuerpos serranos somos nosotras las primeras encargadas. Si tienes dudas, si te preocupa algo, si notas algo raro… Pregunta a un profesional de la salud. Si aun así no te quedas tranquila, pregunta a otro. Y así.

Gracias y un abrazo sin olor a nubes

 

De dónde he sacado la información

He intentado sacar la información leyendo artículos científicos, porque es información contrastada. Pero como a veces me pierdo en los laureles, también he usado información de páginas web, de aquellas serias y confiables. La página de HIV Clinical Resource me ha parecido la más completa y actualizada.

Para los que les guste leer artículos médicos en inglés, me he guiado por:

Fumaz et al 2009. Low levels of adherence to antiretroviral therapy in HIV-1 infected women with menstrual disorders

Massad et al 2006. Effects of HIV infection and its treatment on self-reported menstrual abnormalities in women.

 

14
Comments
  1. Hola Miguel,

    Me gusta mucho la entrada. En general, estoy de acuerdo con todo. El único aspecto que no me acaba de gustar es el foco sobre las personas con VIH con capacidad de transmitir el virus. Por la forma en que está escrito, da la sensación de que se les responsabiliza de la infección. Hay que recordar que la infección es algo que se produce cuando el virus encuentra una puerta de entrada. Por ello, si queremos hablar de responsabilidad, es mejor hablar de responsabilidad compartida. O mejor todavía, no hablar de responsabilidad. Por lo que hemos hablado, sé que no es tu posición ideológica. Pero creo que el discurso construido en torno la indectabilidad, la PrEP y la detección precoz entrañan el riesgo de construir dos tipos de seropositv@s: los buen@s seropositiv@s (indetectables) y los mal@s (serodesconocid@s o detectables). ¿Qué opinas?

    En cualquier caso, gracias por escribir.

    Un abrazo.

  2. Miguel Caballero

    ¡Hola, Pedro!

    Desde luego no escribí el post intentando culpabilizar a nadie. No obstante, yo sí creo en un sentido de la responsabilidad, no de infecciones concretas, sino con respecto a la epidemia en sí. El objetivo es acabar con la epidemia y continuar teniendo buen sexo.
    Como no creo en la abstinencia ni en la paranoia, creo que el fin de la misma es a través del empoderamiento de dos cosas, relacionadas pero diferentes: el sexo y la salud sexual (ya entreveo tu crítica aquí 😉 Difícil tener este objetivo y no introducir una noción de responsabilidad. La responsabilidad hacia la pareja sexual es más fácil de delimitar; la responsabilidad hacia la comunidad es más complicada de pensar.
    Quizás conviene cuestionar la noción de responsabilidad también, como sugieres. Pensar desde otros términos. Asumo el reto.
    Tu comentario me hace pensar que necesito escribir un post entero deconstruyendo lo que a mi parecer implica el término “indetectable” – quién lo acuña, quién lo usa, por qué lo usa, cuándo, para qué y contra qué.

    Un abrazo!

  3. Juan Vázquez

    Me ENCANTO !! Gracias por compartir tu experiencia e informar !!

  4. David Peyró

    Si en las personas VIH+ vemos diferentes actitudes ante su situación, tú demuestras tener la mejor. Gracias por este artículo y por el blog en general que voy a seguir con mucha ilusión. Un abrazo.

  5. Miguel Caballero

    Gracias, David, por seguir el blog. Será un placer seguir viendo qué opinas de aquellos temas que aquí se traten. Un abrazo también para ti.

  6. Hola a tod@s.

    Creo que es la primera vez que encuentro algo que me llama la atención y que me quedo leyendo e interpretando. Por que, como bien decís, es un tema muy complejo y del cual carecemos de información.
    Magnífico y estupendo artículo, asi como sus argumentos de narrativa. Sólo apuntar que efectivamente todos somos responsables de hacer que algo suceda.

    He de apuntar que es muy interesante y me gusta con el respecto que se está dando cada uno de los comentarios.

    Enhorabuena por dicho artículo!!

  7. Miguel Caballero

    Hola, Alejandro. Concuerdo contigo en que el tono es importante. Este blog quiere colaborar a que haya una conversación pública sobre qué significa el VIH hoy, y por supuesto todo el mundo que quiera compartir su opinión de forma respetuosa es bienvenidx. Si está de acuerdo, y sobre todo si no lo está, pues las opiniones discordantes son las que nos retan nuestras hipótesis y nos hacen avanzar en ideas.
    Un saludo!

  8. Hola Miguel!!!
    Me parece un post muy acertado, llevo 6 años conviviendo con el VIH y muchas de las preguntas que planteas son las mismas que nos planteamos muchas personas seropositivas. Hay demasiado desonocimiento y falta de información. Hay muchas campañas de sensibilizacion para PREVENIR (y está muy bien), pero hay muy pocas para sensibilizar y hacer visibles a las personas que ya conviven con el VIH. Como tu bien dices, yo sigo siendo el mismo, he tenido la suerte de tener un diagnostico muy precoz, me cuido y mi cuerpo sigue igual que años antes de la infección o incluso mejor, ya que ahora he tomado mayor conciencia y me cuido mucho mas. Te animo a seguir con esta lucha, por mi parte tendrás apoyo y compartiré aquellos post que me resulten apropiados, al igual que este. Enhorabuena y gracias por derribar falsos mitos y otras leyendas acerca nuestra!!!

  9. Miguel Caballero

    Hola, Rober. Gracias por pasarte por aquí. Tienes razón con respecto a las campañas de protección. Pero para eso estamos mismos, los seropositivos, para tomar las riendas de nuestra visibilidad e informar en lo posible. Por supuesto, haya que seguir peleando para que las campañas estatales incluyan información clara y contundente sobre qué significa vivir con VIH hoy. Pero, mientras tanto, tomemos la iniciativa. Un abrazo!

  10. Juan carlos

    Exelente son muchos los miedos q me ivaden al saber q soy portador de VIH pero has llenado mis expectativas de vida pero sobre todo el saber q somos personas normales con los mismos derechos y haveces con mayores ventajas de vida q el resto de la humanidad lo digo por el cuidado q tenemos q tener con nosotros mismo un abrazo miguel desde colombia

  11. Miguel Caballero

    Exacto, Juan Carlos. Los mismos derechos, los mismos miedos, las mismas expectativas que cualquiera. Podemos vivir nuestra seropositividad de muchas formas, lo importante es que seamos nosotrxs quienes establezcamos nuestras metas, sin que el VIH sea el que escriba nuestra historia. Un abrazo.

  12. Las cosas nunca me fueron bien, tenía días muy malos, el saber que tenía vhi fue otro duro golpe cambio mi vida, de cierto modo quizá me ayudó a entender que tenía que valorar más mi vida mi futuro que no era el fin, aún aveces tengo miedo pero cada ves que me informó más los miedos se van y las esperanzas llegan, todo lo que escribiste me da ánimos de seguir para adelante

  13. Miguel Caballero

    Abigail, gracias por tu mensaje. Hay buenas razones para mirar al futuro con optimismo con respecto al VIH. Me alegro que tse blog te haya ayudado un poquito. Te mando un fuerte abrazo, allá donde estés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *