De forma transitoria, dejo de lado los textos y me paso al video. En el primer video explico por qué.

Aquí les dejo mis comentarios sobre la exposición Anarchivo Sida. Producciones culturales en torno a la ‘crisis del sida’ en el Sur de Europa y América Latina. 1985-2016.

 

 

En el video me refiero a que en algunas partes de la exposición los materiales están expuestos con poco cuidado. Éste es un ejemplo. La fotografía es mía. Si por cualquier razón su uso aquí infringe derechos de autor, háganmelo saber y la retiro.

 

Me interesa qué piensas sobre este tema. Puedes escribirme abajo en los comentarios, en Facebook, o en amorsexoserologia@gmail.com

Éste es un post de ASS- escrito por Miguel Caballero para Imagina Más

2
Comments
  1. María Berdayes

    Leyendo este «post» he sentido hasta dolor y sufrimiento no sólo por la persona que lo escribe, también por todas las personas que pasan por, no sé muy bien cómo llamarlo: esta «¿vejación consentida?».
    Mi profesión es auxiliar de enfermería, es nuestra obligación y apela a nuestro propio sentido de la Ética tanto profesional como personal el trato adecuado, respetuoso y confidencial hacia cualquier paciente y hacia cualquier patología.
    Siempre digo que en un hospital, centro de A.P., residencia, etc., todos los trabajadores deberían ser un conjunto, independientemente de si se trata de personal de carácter administrativo y aún más en el ámbito sanitario; todos velando como bien se ha mencionado, por los Derechos Fundamentales de la persona.
    Sinceramente, siento vergüenza ajena y siento más aún que se den este tipo de «situaciones» y el sufrimiento e impotencia que provoca en los pacientes: en las personas.
    Saludos cordiales.

  2. Miguel Caballero

    Hola, María. No sé por qué tu comentario sale en este post, porque creo que te referías más bien al del incidente en la recepción en el Centro de Salud Sandoval. La verdad es que fue doloroso ver a otras personas y verme yo mismo en la diatriba de tener que exponer cuestiones de salud sexual de una forma tan desprotegida e inhumana, cuando con un poco de concienciación y pequeños cambios en la organización del edificio podría evitarse. En fin, espero que así ocurra. Gracias por compartir tu opinión, y reafirmarte en la importancia de velar por el derecho a la privacidad de los pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *