Cada paciente con VIH es distinto, no a todo el mundo le sirve el mismo tratamientofrente a la infección por ello se requiere adaptar su tratamiento a sus necesidades.

Existen guías Europeas y nacionales con normas y recomendaciones sobre la administración del tratamiento antirretroviral. A nivel Europeo encontramos la European AIDS Clinical Society, y a nivel nacional GESIDA y el Plan Nacional sobre el Sida son los responsables de elaborar dichas normas.

Por lo general la mayoría de las normas sobre tratamiento presentan grandes similitudes haciendo hincapié en el momento de inicio del tratamiento y en los fármacos antirretrovirales más adecuados. A estas recomendaciones también se unen  las pruebas de seguimiento del paciente que evaluan el éxito o fracaso terapéutico, y en tal caso, el cambio de medicación para conseguir una mayor eficacia.

A continuación os resumiré las principales características de las áreas que forman parte de la mayoría de las normas o recomendaciones sobre el tratamiento:

¿Qué es la evaluación y seguimiento del paciente?

Es lo primero que se hace tras la confirmación y el diagnóstico, en este tipo de pruebas se determinan los niveles de CD4 del paciente, este valor mide la función inmunitaria, así como el nivel de carga viral en sangre.

¿Qué objetivos tiene el tratamiento?

La finalidad del tratamiento antirretorviral es conseguir la supresión viral, es decir dejar el nivel de carga viral indetectable y que esta situación se prolongue en el tiempo.

Además el tratamiento también ayuda a restaurar y preservar el sistema inmunitario, colabora para que el número de CD4 aumente.

¿Cuándo se recomienda inciarlo?

En España se recomienda el inicio del tratamiento cuando el recuento de CD4 es inferior a 500, en algunos casos se recomienda la toma del tratamiento incluso cuando el recuento es superior a 500 CD4 como por ejemplo en pacientes con carga viral alta (por encima de 100.000 copias/ml), coinfectados con hepatitis C o con edades superiores a 55 años.

¿Cuál es el más idóneo para pacientes que lo toman por primera vez?

Las normas de GESIDA/PNS recomiendan en este caso iniciar el tratamiento con la combinación de tres fármacos: Un medicamento de la familia de los inhibidores de la transcriptas inversa no análogo de los nucleósidos (ITINAN), un inhibidor de la proteasa (IP) y un inhibidor de la integrasa (II).

Las normas además incluyen información detallada sobre las combinaciones de tratamiento que han resultado ser menos eficaces clínicamente en comparación con otras pautas de tratamiento. También contiene información sobre los fármacos que deben evitarse, ya que no pueden ser combinados entre sí al perder efectividad.

¿Qué efectos secundarios se pueden experimentar?

La información relacionada con estos efectos adversos o secundarios tratan de explicar la manera en que deben ser controlados, y en caso de darse cual es la pauta a tratar para minimizarlos. En la actualidad los efectos secundarios producidos por los antirretrovirales son, por lo general, leves, temporales y tratables.

¿Por qué necesitan más atención unas personas que otras?

Determinados grupos de pacientes con VIH como aquellos coinfectados con Hepatitis C o Tuberculosis, requieren de un seguimiento y análisis más profundo. Estas normas recogen las pautas que se deben seguirr con esta población más vulnerable ya que requiere de mayor información para la correcta combinación de los tratamientos para ambas infecciones.

Por Iván Zaro