“Desnúdate de prejuicios frente al VIH” persigue llamar la atención de la sociedad sobre el fuerte estigma y discriminación con que viven las personas portadoras de VIH en la actualidad. Para ello, invitamos a desnudarse de prejuicios mostrando actitudes no discriminatorias a través de cuatro mensajes clave:

1- Todos somos vulnerables ante el VIH: esta infección no afecta exclusivamente a determinados colectivos o grupos sociales.

2- El VIH tiene que ver con comportamientos humanos, no con determinadas formas de vivir. Por lo tanto, esta infección debe ser considerada socialmente igual que cualquier otra patología sobrevenida. Las personas con VIH no deben continuar siendo culpabilizadas, invisibilizadas y discriminadas.

3- Las personas con VIH en tratamiento antirretroviral (con carga viral indetectable) NO transmiten el virus a otras personas, pudiendo incluso tener hijos de forma natural sin efectuar la transmisión ni al bebé ni a sus parejas.

4- La principal herramienta hacia la normalización pasa por la aceptación y superación tras el diagnóstico por VIH, así como el empoderamiento que promueva pequeños pasos hacia la visibilidad.

A través de las redes sociales, invitamos a mostrar vuestro apoyo a la causa compartiendo la campaña así como fotografías donde aparezcan recodos de piel desnuda bajo el hashtag #desnudatefrentealVIH.

Esta campaña, además, está formada por un manifiesto elaborado por un grupo de personas con VIH usuarias de la ONG quienes redactaron una carta para la sociedad de cara al 1 de diciembre del 2016 con el siguiente mensaje:

Querida Sociedad:

Tenemos mucho que decir, no nos tengáis miedo. Formamos parte de ti y es momento de que sepas cómo nos sentimos. Estamos agradecidxs, pero también muy preocupadxs. Porque os habéis relajado, no olvidéis que no hay que bajar la guardia.  Queremos que habléis del VIH y Sida en todos los ámbitos de vuestras vidas.  En casa, con las amistades, en la escuela, en la universidad, en los ambulatorios o en los centros de mayores. Para ello, es necesario que se deje de recortar el presupuesto invertido en ello. Debemos hablar con naturalidad, puesto que de este modo no se transmite el virus pero sí se contagia la información. Que aunque necesaria, sabemos que es insuficiente. 

Nos sentimos invisibles. Aunque han pasado más de treinta años desde el primer diagnóstico, a pesar de todos los avances clínicos y la actual medicación, seguimos sintiéndonos solxs. Esto tiene que cambiar, queremos hacernos visibles. El VIH supone una carga de responsabilidades, pero no sólo para las personas que lo tenemos, también para toda la sociedad. 

Debemos invertir en recursos económicos destinados a la investigación de todas aquellas enfermedades que nos están afectando. Así como tratar de ganar cada vez más altas cotas en la calidad de vida de las personas con VIH. Porque cuidándonos os cuidáis vosotrxs mismxs, así como a futuras generaciones. Os invitamos a que nos conozcáis, somos seres humanos con las mismas ilusiones y necesidades. Y queremos enseñaros a perder el miedo, ¿cómo?.

– A través de campañas informativas y de prevención en centros escolares, universitarios y socio-sanitarios. El sexo nos acompaña desde la juventud hasta la vejez, es inherente a nuestra naturaleza.

– Formando a todos los estamentos de la sociedad en valores tales como el respeto, la tolerancia y empatía para con sus iguales.

– Rompiendo esos prejuicios y estigmas a través de la acción social. 

– Invirtiendo en I+D+I

Y por último, recordad que no hablar de ello no significa que no exista. Esta lucha empezó hace tres décadas y aún sigue en marcha. Queremos seguir siendo parte de vosotrxs, al fin y al cabo, no olvidéis que somos vuestrxs hijxs, amigxs, compañerxs de trabajo, madres, padres, profesores…

Esta es también vuestra lucha.

Con el apoyo de:

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *